Los vecinos de Rondilla impedirán hasta el último minuto el derribo del San Juan de la Cruz

Varios concejales portan la pancarta de 'No al derribo' del san Juan de la Cruz. E. TEJEDOR
Ver album

Saravia reclama al Ministerio de Empleo que explique su "empeño" en demoler el inmueble pese a las opciones que ofrece el Ayuntamiento de Valladolid.

Los vecinos del barrio vallisoletano de la Rondilla han celebrado un año más su fiesta tradicional castellana para rechazar el proyecto de derribo del antiguo colegio San Juan de la Cruz que pretende la Seguridad Social, propietaria de los terrenos.

  

Esta "fiesta de la convivencia", con marcado sabor castellano, ha contado con grupos de danzas tradicionales, música de tambores y dulzainas, juegos infantiles y degustación de pan y queso, pero también ha habido hueco para una batucada que ha recorrido las calles del barrio a fin de convocar a los vecinos a la cita en el San Juan de la Cruz y para la lectura de un manifiesto reinvidicativo.

  

La presidenta de la Asociación Vecinal Rondilla, Carmen Quintero, ha recordado que los habitantes del barrio reclaman desde hace años que el edificio en el que se ubicaba el colegio se convirtiera en un centro social, un espacio joven o un centro de día para los mayores, pero que "en ningún caso se derribe para construir unas oficinas de la Seguridad Social que no son necesarias".

  

En este sentido, ha acusado al anterior equipo de Gobierno municipal, del PP, de ignorar estas peticiones y querer "quitarse de en medio" el problema al pasarle la propiedad del inmueble y los terrenos a la Seguridad Social mediante una permuta a cambio de otra parcela en la calle Valle de Arán del barrio España.

  

No obstante, ha reconocido que con el nuevo Consistorio -en manos de PSOE y Toma la Palabra- la postura ha cambiado, por lo que ha convocado al Ministerio de Empleo, del que depende la Seguridad Social, y a los responsables de esta entidad, a que se sienten con los vecinos y el Ayuntamiento para negociar una solución, tras lo que ha advertido de que continuarán con las movilizaciones para impedir que el San Juan de la Cruz sea derribado.

 

"EMPEÑO" DE LA SEGURIDAD SOCIAL

  

En este sentido, el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha pedido al Ministerio que explique su "empeño" en la demolición pese a las opciones que le brinda el Consistorio para una nueva permuta que le permita recuperar la propiedad.

  

Saravia ha criticado la "prisa" de la Seguridad Social por derribar el colegio a pesar de que "aún no tiene ni proyecto para la construcción de las nuevas oficinas", al tiempo que ha negado que el Ayuntamiento esté frenando la concesión de la licencia de demolición, acusación hecha por los propietarios que han llegado a iniciar un contencioso por ello, sino que ha achacado la demora a cuestiones burocráticas.

  

Así, el teniente de alcalde ha admitido que la Seguridad Social "legalmente puede derribarlo", pero considera que "no debe hacerlo" si se tiene en cuenta la negativa de los vecinos y que incluso existe un acuerdo del Pleno municipal para buscar una alternativa a la demolición.

  

Junto a Saravia, en la jornada festiva han estado presentes otros miembros del equipo de Gobierno como la concejal de Servicios Sociales, Rafaela Romero; la de Educación, Infancia e Igualdad, Victoria Soto, y el de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, así como otros ediles de los grupos Socialista, Toma la Palabra y Sí se Puede, Pedro Herrero, Rosalba Fonteriz y Héctor Gallego respectivamente.