Los vecinos de Puente Colgante piden usar la antigua casa cuartel para actividades propias

La casa cuartel junto al Puente Colgante. JUAN POSTIGO

Tras la marcha de las personas que residían allí hace unos meses, la Junta pretende convertir el edificio en viviendas de protección oficial, algo que no consideran necesario los vecinos.

La casa cuartel junto al Puente Colgante de Valladolid, ya vacía después de que los militares que residían en ellas las abandonaran por riesgo de derrumbe, se encuentra pendiente de encontrar nueva función en los próximos meses. Su propietaria, la Junta de Castilla y León, pretende usarlo como viviendas de protección oficial tras las reformas necesarias, algo que no ven con buenos ojos los vecinos ya que consideran que no son necsarias.

 

Así, esperan que el bloque pueda utilizarse para realizar diferentes dotaciones que consideran necesarias para la zona, como un nuevo centro de día, una guardería o un aula de naturaleza. Así, y toda vez que el Ayuntamiento de Valladolid está al tanto tras la visita del concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, la pelota está en el tejado de la Junta.

 

Por otra parte los vecinos cuentan ya con la buena noticia de que la zona de Reyes Católicos de Valladolid ha sumado 36 nuevas plazas de aparcamiento disuasorio junto al mencionado cuartel, algo conseguido con un sencillo acto de eliminado de horquillas que impedían el aparcamiento y una capa de pintura verde y blanca para habilitar el espacio en las calles Juan Sebastián El Cano y Avenida Reyes Católicos, además de un tramo del Paseo del Cid.

 

Según ha explicado Vélez, estas 36 plazas se suman a las 283 existentes en la zona. Además, estas remodelaciones no han costado un solo euro al Ayuntamiento de Valladolid, ya que del coste se ha hecho cargo la empresa concesionaria.