Los vallisoletanos mantienen las tradiciones navideñas pese al empuje del consumismo

Los escaparates de los comercios de Valladolid ya tienen luces y adornos “que incitan al consumo”, como aseguran los ciudadanos.

Árboles decorados. Reuniones familiares. Villancicos. Luces de colores y compras. Muchas compras. Así podría resumirse la Navidad para muchos vallisoletanos. Pero, ¿qué pasa si todo esto se adelanta? ¿Se pierde la magia de ésta época?

 

Muchos de los comercios más céntricos de Valladolid ya decoran sus escaparates y encienden las luces navideñas, a pesar de que quede un mes para Nochebuena. El 28 de noviembre, las farolas de la ciudad serán insignificantes frente a las inmensas luces navideñas que adornarán la ciudad, con el encendido oficial de los adornos públicos. Ya llega la Navidad aunque quede un mes para dar sentido al villancico y cantar aquello de  “25 de diciembre, fun, fun, fun”.

 

Los vallisoletanos relacionan el adelanto de la decoración de los comercios con el consumo y el marketing. Muchos de ellos aseguran que la necesidad de comprar en estas fechas hace que las tiendas aprovechen esta demanda y actúen.

 

Sin embargo, las tradiciones se mantienen. Decorar las casas o reunirse con la familia siempre está presente en cualquier hogar. Sin duda, la Navidad es la excusa perfecta para disfrutar. Porque el consumo se impone cada vez más, pero las tradiciones siguen manteniendo la magia de esta época, para muchos, tan especial. ¿Quieren ver qué opinan los vallisoletanos? Pues pulse el play.

Noticias relacionadas