Los vallisoletanos gastan entre dos y tres mil euros en organizar las comuniones

www.livenup.es

Las familias vallisoletanas gastan en organizar una comunión entre 2.000 y 2.999 euros, según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), que sitúa la media de las provincias en las que se ha realizado en 2.412 euros.

El informe sitúa a los madrileños entre los que más gastan en este tipo de eventos, una media de 3.245 euros. En el extremo opuesto se encuentran las de Tenerife (1.665 euros) o Cáceres (1.780 euros), que ocupan los últimos puestos de la lista elaborada por la organización con un gasto de prácticamente la mitad que las familias de la capital.

 

En el segundo puesto del estudio, por orden de mayor a menor gasto se encuentran Valencia, donde el gasto medio es de 3.150 euros; Barcelona (3.118 euros) y San Sebastián (3.045 euros).

 

Pamplona, Murcia, La Rioja, Santander, Vigo, Valladolid, Zaragoza y Palma de Mallorca sitúan su gasto entre los 2.000 y los 2.999 euros y Sevilla, Oviedo y Ciudad Real ocupan los niveles inferiores de gasto del estudio, solamente precedidos por Cáceres y Tenerife.

 

Entre las partidas de gastos para este tipo de celebraciones, la mitad del presupuesto se lo lleva el banquete, según ha explicado la federación de usuarios. Así, para una comunión con 30 invitados, la inversión media varía entre los 40 y los 60 euros por invitado.

 

Además del banquete, la vestimenta es otra de las partidas que se llevan buena parte del presupuesto, especialmente en el caso de las niñas cuyo vestido puede llegar a costar 225 euros, mientras que el de ellos se sitúa entre los 65 y los 160 euros.

 

El reportaje fotográfico y los recordatorios de la comunión u otros obsequios para la familia, por otra parte, suponen un gasto medio adicional de entre 238 y 630 euros y el servicio de animación que se contrata en algunos festejos para entretener a los niños supone una partida adicional de cerca de 200 euros, según FUCI.

 

EL 19%, "INSATISFECHO" CON ALGÚN SERVICIO

 

A pesar de ello, casi uno de cada cinco padres (19 por ciento) que organizaron una comunión durante el año pasado asegura que "no quedó satisfecho" con alguno de los servicios que contrató para la celebración, siendo el banquete el que más descontento generó (31 por ciento), seguido del reportaje gráfico (26 por ciento) y de la vestimenta, con la que el 12 por ciento quedaron insatisfechos, según el estudio.

 

Los responsables de la asociación han asegurado además que "una parte de las personas consultadas están pensando aplazar la comunión de sus hijos para el próximo año o incluso no celebrarlo por falta de recursos económicos".

 

En cualquier caso, el presidente de FUCI, Gustavo Samayoa, ha recomendado "huir de despilfarros innecesarios" para este tipo de celebraciones y "no convertir un acto íntimo en un acontecimiento social de consumo".

 

"Hay que tener mucha cabeza ante esta celebración ya que a estos gastos hay que sumarles los que realiza el resto de la familia, como son la vestimenta, los complementos y peluquería que pueden suponer como mínimo otros 500-600 euros más", ha asegurado.

 

REUTILIZAR EL TRAJE Y ACORDAR EL BANQUETE POR ESCRITO

 

Para ello, ha recomendado a quienes están organizando los gastos para una comunión que "calculen sus posibilidades con tiempo" y que comparen precios y calidades antes de tomar una decisión, así como estudiar distintas medidas de ahorro, entre las que ha destacado elegir trajes que puedan ser reutilizados posteriormente para otros eventos, reciclar los de familiares o amigos o alquilarlos.

 

También ha apuntado la importancia de pedir al restaurante donde se celebrará el banquete un presupuesto y contrato por escrito y concretar las características del reportaje fotográfico con antelación, de cara a "evitar disgustos innecesarios" y conservar toda la publicidad y documentación "por si hiciera falta reclamar posteriormente".