Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los vallisoletanos comerán hasta 200.000 roscones de Reyes

Desde la Asociación Provincial de Confitería aseguran que “el número se mantiene respecto al año pasado” y que cada vez se prefiere más el relleno al normal.

No hay duda, la Navidad supone muchos detalles a las que no son ajenos los vallisoletanos. Regalos, compras, comilonas... pero si hay algo que no falla nunca es sin duda el roscón de Reyes. El dulce por excelencia de sus majestades de oriente parece que sigue triunfando en la provincia, y es que desde la Asociación de Provincial de Confiteros de Valladolid aseguran que el número de roscones vendidos será el mismo que el año pasado. Nada más y nada menos que 200.000 roscas con su fruta confitada por encima.

 

“Las ventas se está comportando como en años anteriores”, comienza Javier del Caño, presidente de la Asociación. “La campaña de Navidad está siendo más o menos igual. Desde verano se ha notado bajón en el consumo, el comercio en general ha bajado, pero esto nos está ayudando a salvar el bache". Para Del Caño, “aquella recuperación de la que habla el Gobierno no se está viendo todavía”, al menos no en la microeconomía.

 

Por supuesto, estos días los confiteros de Valladolid se frotan las manos, pese al bajón que señala su presidente. “En ventas estas cosas están muy consolidadas. Todos los postres como roscón, buñuelos... siempre lo están. Me gusta decir que a la gente le puedes quitar la sanidad, pero no el roscón de reyes”, ríe.

 

Aproximadamente la mitad de estos 200.000 roscones de Reyes corresponden a los que los propios confiteros fabricarán de forma artesana, mientras que los industriales completarán el otro 50% restante. Un dato cuanto menos llamativo, ya que la provincia cuenta con algo más de 500.000 habitantes.

 

Sin embargo, este año la tendencia está cambiando. “La gente prefiere cada vez más los rellenos”, puntualiza Del Caño. “De ser un bollo para desayunar, cada vez más es más postre. Este año se ha incrementado el que es grande y mezcla de crema, nata y trufa”, concluye. Lo que sea por tener contentos a los reyes de la casa, claro.

Confitería 'Maro Vallés', en Valladolid, donde las cajas de roscón no han parado de desfilar. A.MINGUEZA