Los vallisoletanos aprovechan la festividad para comer en la Feria de Día