Los triples meten al Barça en la final

Arroyo dirige un balón ante el granca

Los de Xavi Pascual jugarán su séptima final de Supercopa consecutiva.

 

FICHA TÉCNICA


HERBALIFE GRAN CANARIA: Pangos (13), Salin (10), Rabaseda (1), Báez (7) y Savané (12) --quinteto inicial-- Kuric (2), Oliver (2), Newley (4), Paulí (-), Aguilar (1) y Omic (8).

FC BARCELONA LASSA: Satoransky (11), Ribas (9), Abrines (10), Lawal (-) y Doellman (14) --quinteto inicial-- Arroyo (7), Perperoglou (2), Vezenkov (-), Eriksson (16), Diagne (4), Tomic (7) y Olleson (8).

PARCIALES: 13-16, 19-25, 15-30 y 13-17.

ÁRBITROS: García González, Conde y Peruga. Sin eliminados.

PABELLÓN: Martín Carpena.

El FC Barcelona Lassa derrotó en su semifinal al Herbalife Gran Canaria (60-88) en el Martín Carpena de Málaga, gracias a un sensacional porcentaje desde la línea de triple, y jugará la final de la Supercopa Endesa este sábado (19:00 horas) ante el vencedor del encuentro Unicaja de Málaga-Real Madrid.

Un Barça renovado, hasta seis caras nuevas en las filas del equipo dirigido por Xavi Pascual, llegaba a este partido con la vitola de favorito y cumplió con tal condición pasando por encima al equipo de Aíto García Reneses, que nunca llegó a verse con opciones reales de vencer el encuentro.

En el primer acto, el Barça mandó gracias al talento anotador de Tomas Satoransky y Justin Doellman, y de la clarividencia de un Pau Ribas que mantiene su gran nivel de este verano en el Europeo. El jugador catalán llegó al conjunto culé como fichaje estrella del verano y su temporada se presume magnífica.

Por parte del Gran Canaria, ni la vuelta al equipo isleño de Sitapha Savané tras su aventura en Badalona, ni la incorporación de todo un campeón de Europa este verano con España como Pablo Aguilar --ni siquiera
el empeño de Kevin Pangos-- lograron doblegar a un Barcelona que en todo momento se sintió muy superior a su rival.

El 'Granca' quería volver a disputar una final tras su derrota en la Eurocup ante el Khimki ruso, pero sólo le aguantó el fuelle durante el primer cuarto. Con el 32-41 se llegó al descanso y ahí murieron las esperanzas de los canarios, que no estuvieron a la altura en el segundo asalto.

EL TERCER CUARTO, DEFINITIVO

La segunta mitad empezó con un triple a tabla de Satoransky que
resultaría premonitorio porque al Barça le entraba todo, y aprovechó su momento de lucidez para certificar el triunfo. Cimentados en un acierto más que notable desde la línea de 6.75, los de Xavi Pascual sentenciaron la semifinal en un tercer cuarto para enmarcar, que conlcuyó con un 15-30 de parcial.

El último cuarto resultó más anecdótico que otra cosa, Xavi Pascual dio minutos a los menos habituales, entre los que destacó el sueco Marcus Eriksson, completamente recuperado de sus problemas que le impidieron jugar apenas la campaña pasada. Su muñeca de seda le convirtió en el máximo anotador del partido, con 16 puntos.

De este modo el FC Barcelona --que totalizó casi un 50% en acierto exterior-- se clasifica para su séptima final de Supercopa consecutiva desde la temporada 2009-2010, y tendrá una oportunidad magnífica para llevarse a las vitrinas un título tras el pasado año en blanco.