Los tres caídos al infierno deportivo se reconcilian con Valladolid

A.MINGUEZA/BORIS GARCÍA

Real Valladolid, Balonmano Atlético y MyWigo Valladolid llevan buen recorrido en sus respectivos inicios de temporada y mantienen intactas las posibilidades de regresar a la elite.

REAL VALLADOLID

 

Segundo en Liga, liderato compartido con Las Palmas. 25 puntos en 12 partidos. Sigue en Copa del Rey.

 

MYWIGO VALLADOLID

 

Primero en Liga, y con un partido menos que segundo, tercero y cuarto. Cinco victorias en cinco partidos.

 

BM ATLÉTICO VALLADOLID

 

Tercero en Liga, cinco victorias, un empate y una derrota. Eliminado de Copa tras pasar dos rondas.

No hace falta decir muy alto que el año pasado no fue precisamente bueno para el deporte de elite en la capital del Pisuerga. A los descensos de Real Valladolid, Baloncesto y Balonmano, se unió además la liquidación de este último por Concurso de Acreedores, dejando muy en entredicho la situación deportiva de la ciudad.

 

Varios meses después, el escenario es otro. Si bien los tres clubes continúan en un contexto económico complicado, la mejoría tanto en este plano como en el deportivo ha mejorado ostensiblemente. El desembarco de tres patrocinadores principales, unido a una buena aclimatación a la categoría de plata en los tres casos, ha ayudado a que las aguas se hayan templado a nivel deportivo, aunque todavía quede mucho trabajo por delante.

 

MYWIGO BALONCESTO VALLADOLID

 

Quizá el caso más ostensible de recuperación entre los tres equipos, los de Porfi Fisac se encuentran líderes de la LEB Oro y las sensaciones son completamente contrapuestas a lo que se sufría el año pasado en el Pabellón Pisuerga. La llegada de Sunil Bhardwaj ha supuesto un auténtico soplo de aire fresco al club, que por fin ha conseguido encontrar en MyWigo el patrocinador principal que no apareció en una temporada convulsa.

 

No solo eso. La marcha deportiva está resultando todo un éxito en cuanto a resultados, pese a las previsibles dudas iniciales, ya disipadas, y la prudencia que muestra en todo momento el entrenador segoviano en las comparecencias ante los medios. La realidad es la que es. Cinco partidos ganados, cinco victorias. Por no hablar de que los inmediatos perseguidores –Melilla, Planasa Navarra y Breogan Lugo, los tres empatados con cuatro victorias cada uno-, llevan un partido más que el MyWigo Valladolid.

 

Pero como todo tiene que tener una parte no tan buena, el club morado se pone en el debe el no atraer a tanta gente al Pabellón. La campaña de socios sí ha marchado más o menos según lo esperado, pero en cada partido la asistencia no termina de convencer. Y no será por la emoción de varios partidos, algo que también se ha recuperado, donde no hay más que ver actuaciones como la del pasado sábado frente al Palma Air Europa.

 

REAL VALLADOLID

 

El descenso en la última jornada dolió mucho, no hay duda, pero parece que los de Rubi van por el camino correcto para volver a Primera División. Cuatro Rayas dio un paso al frente y se convirtió hace ya unos meses en el patrocinador principal del club, de manera que la economía que Carlos Suárez ya garantizó que “estaba asegurada” para Segunda queda de esta manera todavía más a salvo.

 

Eso sí, el objetivo principal, que no es otro que el ascenso, no ha cambiado ni un ápice y el equipo está demostrando que hay muchas razones para creer en hacerlo de manera directa, sin play off. De hecho, el equipo blanquivioleta estrenó liderato hace solo unos días tras imponerse a un rival peligroso como es el Girona, de manera que solo el último frenazo en forma de empate en Anduva ha relegado a los de Rubi al primer puesto compartido, con Las Palmas en un balance óptimo de veinticinco puntos en doce jornadas.

 

Adelante también en Copa del Rey, donde se verá las caras con el Elche en octavos de final dentro de tres semanas, sí le queda al Pucela mejorar el juego en algunos partidos, sobre todo fuera de casa, donde los resultados no siempre son los deseados. Sin ir más lejos, el último 0-0 ante el Mirandés, donde quedó patente que hay necesidad de fichar a un delantero en le mercado de invierno sí o sí.

 

BALONMANO ATLÉTICO VALLADOLID

 

El propio Nacho González reconocía antes de comenzar la Liga que no había que asustarse si el marcador de victorias seguía a cero después de los primeros partidos, pero nada más lejos de la realidad. El recién fundado equipo de balonmano, que dio sus primeros pasos con la intención de que no se perdiera este deporte de elite en la ciudad, ya puede andar por sí solo de manera firme.

 

Juan Carlos Sánchez-Valencia ha conseguido varios patrocinadores de calado en poco, muy poco tiempo, el más importante de ellos el de Sanitas, y el buen hacer del entrenador y de una afición entregada que ha respondido parece ser suficiente para situarse en el tercer puesto de la tabla, con cinco victorias, un empate y solo una derrota ante la cantera del Barcelona.

 

De esta manera, y tras caer de una manera más que decorosa en Copa del Rey, parece que el BM Atlético Valladolid ha conseguido algo de lo que muchos dudaban al principio, que es calar en una afición desencantada, aunque todavía queda mucho camino por delante. En realidad, como los tres equipos que cayeron al infierno deportivo.