Los trastornos en la tiroides aumentan el riesgo de complicaciones en el embarazo

Las mujeres embarazadas que tienen trastornos de la tiroides se enfrentan a un mayor riesgo de parto prematuro, preeclampsia y otras complicaciones que tienen consecuencias a corto y largo plazo para la salud de la madre y el niño, según un reciente estudio aceptado para su publicación en 'Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism'.

El riesgo de complicaciones es aún mayor para las mujeres que tienen glándulas tiroides de baja actividad, una condición conocida como hipotiroidismo, y quienes tienen glándulas tiroides hiperactivas o hipertiroidismo. Hasta un 4 por ciento de todos los embarazos implican a madres con trastornos de la tiroides.


"En Estados Unidos, por lo menos 80.000 mujeres embarazadas cada año tienen enfermedades de la tiroides", dijo el autor principal del estudio, Tuija Männistö, del Departamento de Salud Infantil y Humana del Instituto Nacional Eunice Kennedy Shriver (NICHD, en sus siglas en inglés) de los Institutos Nacionales de Salud. "Estas mujeres están en mayor riesgo de tener graves resultados adversos del embarazo, incluyendo la hipertensión y el parto prematuro. También tienen una mayor tasa de trabajo de parto inducido y otras intervenciones en el alumbramiento", destaca.

El estudio de cohorte retrospectivo analizó los registros médicos electrónicos de 223.512 embarazos de un solo niño para determinar la tasa de complicaciones entre las mujeres con trastornos de la tiroides. Los datos fueron tomados del Estudio del Consorcio de Seguro Laboral realizado entre 2002 y 2008.

El estudio detectó que las mujeres con trastornos de la tiroides eran más propensas a desarrollar preeclampsia y tendían a ser ingresadas en la unidad de cuidados intensivos con más frecuencia. Las mujeres con hipotiroidismo, la enfermedad tiroidea más frecuente en el embarazo, también tendían más a desarrollar diabetes gestacional y una mayor tasa de parto por cesárea.

"Las mujeres necesitan tener los niveles de hormonas tiroideas necesarios para un embarazo saludable, por lo que es muy importante seguir de cerca a las mujeres embarazadas que padecen enfermedades de la tiroides", alertó uno de los autores del estudio, Pauline Mendola, del NICHD del NIH. "También necesitamos más investigación para identificar formas de reducir los riesgos a los que estas mujeres se enfrentan en la actualidad", agrega.