Los transportistas de mercancías respaldan la construcción de un área de servicio en la A-62

Exigen a la Junta de Castilla y León a que apoye el informe de la Unión Europea sobre el Corredor Atlántico, en el que se exige a España a construir un área de servicio para camiones entre Valladolid y Ciudad Rodrigo.

La Federación de Transporte de Mercancías por Carretera de Castilla y León (Fetracal) muestra su total respaldo a la propuesta de la Unión Europea para que se construya un área de descanso para camiones en el tramo de la Autovía de Castilla (A-62) entre Valladolid y Ciudad Rodrigo (Salamanca).

 

Se trata de una reivindicación largamente realizada por los transportistas de Castilla y León que consideran que su ausencia perjudica gravemente al sector y pone en peligro muchos de los transportes que utilizan a diario esta autovía.

 

El informe sobre el Corredor del Atlántico de la Unión Europea considera que se debe construir un área de servicio acondicionada para camiones, ya que la normativa 561/2006 obliga a descansar a los profesionales de los camiones cada cuatro horas y media y a que existan áreas de descanso cada 100 kilómetros, donde se pueda garantizar la seguridad de conductores, vehículos y mercancías. Este centro de descanso estaría entre Valladolid y Ciudad Rodrigo, según el informe de la Unión Europea, ya que no hay ningún área de servicio con condiciones para los transportistas.

 

Por todo ello, desde Fetracal se urge a la Junta de Castilla y León a que apoye a el sector de transporte de mercancías por carretera, facilitando la construcción de un área de servicio en condiciones, "sin poner trabas administrativas ni cortapisas burocráticas que alarguen en el tiempo su puesta en marcha".

 

Los transportistas de Castilla y León se sienten “ninguneados” por su Gobierno regional y ponen como ejemplo "el mantenimiento parcial del denominado ‘céntimo sanitario’, al restar competitividad a lass empresas de Castilla y León, así como el destino de las ayudas en avales, dirigidas a 10 empresas; y el desproporcionado apoyo institucional y económico al modelo Cylog, en el que sólo están adscritas una minoría de empresas, intentando favorecer el sistema ferroviario en detrimento de los servicios de mercancías por carretera".