Los trabajadores de Lauki en Valladolid se niegan a negociar sin documentos sobre la mesa

Los trabajadores de Lauki en la puerta de la factoria el pasado 10 de Marzo. A.MINGUEZA

La primera reunión entre Comité de Empresa y Dirección ha sido “completamente infructuosa”, ya que piden ver con datos y cifras los motivos del cierre. El próximo encuentro, el 31 de marzo.

Agua, nulo, sin resultado. El primer encuentro entre el Comité de Empresa de Lauki, en representación de sus 85 trabajadores, y la Dirección ha concluido en la mañana de este martes con una negativa de los primeros a hablar hasta que haya datos y cifras sobre la mesa. Los directivos, con el director de la planta Luis Moro a la cabeza, querían comenzar a tratar posibilidades y se han encontrado con el portazo de los trabajadores a primeras de cambio.

 

“Poco hemos podido tratar porque nuestra posición era oponerse al cierre”, ha comenzado explicando Sandra Vega, como representante sindical de UGT. “Venían con una consultora externa para proyectarnos las causas del cierre y la empresa se ha cerrado en banda porque quiere documentación por escrito y así se lo hemos exigido”. Vamos, que el primer contacto no podría haber sido peor en lo que ha sido una breve reunión.

 

“Hasta que no haya documentación por escrito para poder estudiar y analizar con tiempo suficiente no vamos a volver a sentarnos. Las cosas no hay que verlas, hay que leerlas”, ha hecho ver Vega. Así las cosas, la dirección de Lauki se ha comprometido a entregar los papeles entre la tarde de este martes y miércoles, aunque la próxima reunión tendrá lugar el 31 de marzo.

 

En todo caso, las posiciones sigue estando marcadas. “Ellos siguen planteando el cierre y nosotros el no cierre a Lauki. La propuesta está encima de la mesa, los puntos están todavía muy distantes y lógicamente no se va a tomar ninguna decisión ni se va a abrir ninguna negociación hasta que tengamos esta documentación. Había un presupuesto para todo 2016 en esta factoría y de repente en este primer semestre se plantea el cierre. ¿Qué ha pasado?”, ha expresado con indignación la representante sindical.

 

En cuanto a las palabras de apoyo del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, en la mañana de este martes, Vega ha tenido palabras de reconocimiento para él. “De verdad que es de agradecer, aunque hay que decir que no esperaba menos. Hablamos de una empresa emblemática de Valladolid y no creo que a ningún político de Valladolid le interese tener 85 familias en la calle”, ha cerrado.