Los trabajadores de Lauki acusan a Lactalis de "perder el tiempo" porque no quiere vender

Los trabajadores de Lauki creen que la multinacional Lactalis no quiere vender la factoría de Central Lechera Vallisoletana y "pierde el tiempo", pues a su juicio si quisieran hacerlo lo harían "desde el minuto uno".

 

Así lo ha expresado el presidente del Comité de Empresa, José Manuel González, en el marco de una concentración a las puertas de la fábrica en la que ha participado medio centenar de personas que han coreado gritos en favor de la venta de las instalaciones.

 

Precisamente, varios de los trabajadores han colgado un letrero de "se vende" en la valla de las instalaciones de la fábrica, en el que se podía leer "empresa láctea (Lauki)" y el teléfono de Central Lechera Vallisoletana. "¡Queremos que se venda!", han gritado las personas concentradas en repetidas ocasiones.

 

En este contexto, el presidente del Comité de Empresa ha asegurado que no ven que la empresa esté "receptiva" como ella dice porque si quisiera vender lo haría "desde el minuto uno" a un grupo relacionado con el sector que lo pudiera aprovechar, aunque la multinacional ya ha manifestado en varias ocasiones que no lo vendería a empresas del sector lácteo.

 

Así, creen que "pierde el tiempo" porque se niega la visita a las instalaciones a posibles interesados como un grupo perteneciente al sector pero que tenía interés en dedicar la factoría a fabricar salsas, por lo que no sería una competencia directa. Tampoco se ha permitido la entrada a otros empresarios como uno dedicado a la elaboración de quesos.

 

González ha precisado que el "cuaderno de venta" de la fábrica, en el marco de las soluciones que se buscan a través de la Fundación Anclaje (en la que hay representantes sindicales, de la Junta, la empresa y mediadores), se ha entregado a 67 empresas y el número de ellas que han mostrado cierto interés puede ser de diez o doce pero no ven clara la intención de venta.

 

En cuanto a la movilización, el presidente del Comité de Empresa ha señalado que lo que se pretende con este tipo de aciones es recordar que la cosa está "parada" pese al compromiso de intentar una venta de las instalaciones, al tiempo que se insiste en que hay "futuro" para la planta y los trabajadores si se llega a un acuerdo para vender.