Los supuestos compradores de una menor detenidos en Valladolid creían que la niña tenía 17 años

Los compradores de la menor de 12 años que fueron detenidos en Valladolid aseguran que creían tenía 17 años y que los 17.000 euros de la supuesta compra fueron para el banquete de boda.

Una vez cerrada la 'Operación Cachiseca', saldada con la detención de la referida pareja, T.B. y G.B, de 40 y 39 años, respectivamente, y su hijo de 19 años, M.I.B, junto con los padres de la niña, C.T, de 42, y G.T, de 41, todos ellos rumanos, los últimos residentes en Sevilla, la defensa de los primeros ha expresado su indignación ante la versión de los hechos ofrecida por la Guardia Civil y el subdelegado del Gobierno, Jorge Llorente, al advertir de que no responden a la realidad.

 

Así, el defensor, en declaraciones a Europa Press, explica que sus patrocinados viven desde hace trece años en La Seca, dedicados a trabajos agrícolas por cuenta ajena, y que fue el año pasado mientras estaban de vacaciones en Rumanía cuando entablaron contactos con los detenidos en Sevilla y éstos les ofrecieron a su hija para contraer matrimonio con el hijo de ellos.

 

UN VESTIDO DE NOVIA DE 6.000 EUROS

 

El letrado asegura que la ceremonia se celebró finalmente en aquel país y que la misma fue costeada en su totalidad por los padres del novio, como así impone la tradición en la cultura rumana y gitana. "Sólo el vestido de la novia costó entre 6.000 y 7.000 euros. Los 17.000 euros en total fueron para pagar la fiesta, no para comprar a la novia", mantiene la defensa, que añade que en todo momento los padres del novio pensaron que ella tenía 17 años, pues así se lo habían asegurado la contrayente y sus progenitores.

 

De hecho, el representante legal del matrimonio de La Seca y su hijo, los primeros en prisión y el novio en situación de libertad provisional, con la obligación de presentarse en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes y la prohibición de acercarse a la niña a menos de 500 metros, asegura que hace unos meses una agente de la Guardia Civil paró a la supuesta víctima y ella misma le aseguró que tenía 17 años.

 

En su declaración el pasado viernes ante la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Medina del Campo, los tres detenidos, que niegan haber maltratado o explotado laboralmente a la supuesta víctima, explicaron también que no descubrieron la edad real de la novia, 12 años, hasta que un día hallaron su pasaporte, momento en el que se pusieron en contacto con sus padres y decidieron mandarla con ellos a Sevilla.

 

"Estoy sorprendido de que el matrimonio al que defiendo esté en prisión y en cambio los padres de ella, que son los que han engañado a éstos en todo momento, permanezcan en libertad", critica el abogado.

 

Este último ha presentado recurso contra el auto de prisión de los padres del novio y, además, ha solicitado, entre otras pruebas, que se remita un oficio a la Embajada de Rumanía en España solicitando que el agregado cultural aclare si es cierto o no que la tradición rumana impone a los padres del novio correr con los gastos de la boda, así como otro a la Guardia Civil para que se identifique a la agente a la que la niña aseguró hace unos meses que tenía 17 años.

Noticias relacionadas