Los Sírex: eterno Rock and Roll en la Plaza Mayor de Valladolid

A. MINGUEZA

El ciclón de John Newman dejó muy alto el panorama musical de estas fiestas, pero no sólo de jóvenes promesas viven las Ferias de Valladolid, y los grupos de antaño han sabido cómo reivindicar el hueco que siempre les ha pertenecido.

La Plaza Mayor ha vuelto a llenarse una noche más, y esta vez quien ha congregado a los vallisoletanos es el perenne Rock and Roll. La noche comenzaba con una pletórica Helena Bianco que no dudaba en exclamar "¡Que vivan los guateques de nuestra época!", y es que está claro que para el ritmo no pasan los años. A la vallisoletana no le faltó el calor del público, que coreaba "otra, otra" tras su 'Viajar hasta Mallorca', cuando el final parecía acercarse. Concluyó con una versión muy rockera de 'La Plaga', para dar paso a unos muy puntuales Sírex.

 

Los Sírex llevan desde los 60 en la música y saben cómo camelarse al público; no sólo sus coordinadas coreografías hacían las delicias de los muchos que entonaban sus canciones, además, hubo cabida para las bromas. Recordaban con gracia cómo su último concierto había sido 30 años atrás, añadiendo que "tres cuartos de esta plaza no habían ni nacido". Su conexión con el público no acababa ahí, ya desde el primer momento prometían dar un buen espactáculo, asegurando que su repertorio nocturno lo habían escogido tras escuchar las sugerencias que habían recibo esa misma tarde paseando por Valladolid.

 

Previo al concierto, en petit comité, el grupo lamentaba no poder disfrutar más días de la ciudad en fiestas, aunque alguno de sus miembros estaba tentado por la noche vallisoletana y no descartaba salir a descubir los encantos nocturnos de las Ferias. No sabemos si finalmente se dejarían llevar por el ambiente, pero lo que sí es seguro es que más de uno ya ha añadido 'Que se mueran los feos' a su lista de reproducción.

Noticias relacionadas