Los sindicatos piden 3.000 profesores y menos interinos para paliar la pérdida de docentes por los recortes

CCOO asegura que la Comunidad ha perdido 2.500 profesores en cuatro años y pide una convocatoria de plazas diez veces superior a la que prepara la Junta. Los sindicatos denuncian la precariedad por el alto número de interinos y de jornadas parciales.

Comisiones Obreras de Castilla y León, a través de la Federación de Enseñanza, ha puesto sobre la mesa las cifras de los recortes en educación, en lo que a docentes se refiere. Según la central, la Comunidad ha perdido 2.500 docentes en la enseñanza pública durante los últimos cuatro años. En un estudio con datos de la Consejería de Educación, CCOO compara los datos de los censos oficiales y revela que el profesorado se ha reducido de 28.572 efectivos en 2010, a 26.073 en 2014Un 10% de las plantillas de Castilla y León ha desaparecido, llevándose consigo la desaparición también de cerca de 200 unidades en estos 4 años.

 

Por provincias la reducción ha sido muy homogénea pues todas ellas han sufrido el recorte. Salamanca es la provincia que más ha perdido (491), seguida de León (476), Valladolid (374), Zamora (277) y Ávila (269). Segovia pierde 190, Palencia 171, Burgos 161 y Soria 90. Por este motivo, el sindicato insiste en que hay que poner en marcha ya la contratación pública de docentes. Según CCOO, sólo una oferta de 3.000 plazas paliaría esta precaria situación de la enseñanza pública; esta cifra es diez veces superior a la que maneja la consejería para el próximo año, cuando ha anunciado que recuperará la oferta pública con un número cercano a las 300 plazas.


Además de la pérdida de profesores, los sindicatos ponen de manifiesto la merma de la calidad del empleo docente, con el efecto que puede tener sobre la calidad de la seneñanzas. Según CCOO, entre el profesorado se reparten 1.388 jornadas parciales (a las que este año se han sumado jornadas por horas), con la precariedad que ello supone y el perjuicio que causa a este profesorado que tiene que atender a un alumnado creciente. 

 

Por su parte, STCyL ha denunciado que uno de cada seis profesores es interino y que su número se ha duplicado durante la crisis en España, y multiplicado por tres en el caso de Castilla y León; en la Comunidad era del 5% en 2006 y se ha multiplicado hasta el 18,5%. Este es un problema que afecta a la calidad de la enseñanza porque, según esta central, les es imposible estar más implicados en el desarrollo de la actividad docente y sufren condicionantes como no tener vacaciones pagadas o no saber a qué centro se incorporarán hasta pocos días antes del inicio del curso o incluso con las clases empezadas.

 

STCyL denuncia también que, en muchos casos, los interinos forman la totalidad de la plantilla de centros del ámbito rural porque son las plazas menos apetecibles. Esta situación impide que se desarrollen nuevos proyectos en los centros escolares y que los docentes se impliquen porque, generalmente, se marchan al año siguiente.