Los sindicatos exigen la convocatoria de la Mesa del Diálogo Social ante el cierre de Lauki y Dulciora

Han reclamado a la Junta de Castilla y León que "no se ponga de perfil" y actúe "de forma clara" con "todos los instrumentos legales" a su alcance para impedir el "saqueo"

El vicesecretario general de UGT en Castilla y León, Evelio Angulo, ha reclamado que la Fundación para el anclaje y la formación en Castilla y León, en la que participa el Gobierno autonómico, se implique para resolver el problema "como ya se hizo con empresas en crisis como Puertas Norma, Metales Extruidos, Antibióticos o San Cayetano".

 

En este sentido, ha reclamado a la Junta de Castilla y León que "no se ponga de perfil" y actúe "de forma clara" con "todos los instrumentos legales" a su alcance para impedir el "saqueo" que, en su opinión, pretenden perpetrar unos "cuatreros de la economía" que "no muestran ninguna sensibilidad social".

 

Para Angulo, la pérdida de empleos si se consuman los cierres de Lauki y Dulciora en Valladolid pueden rondar los 900 con la suma de aquellos "indirectos e inducidos", algo que "no sería posible sin la reforma laboral", que permite el cierre a pesar de presentar beneficios, ante lo que ha reclamado una vez más su derogación y ha pedido a las "fuerzas de progreso" que aparquen sus diferencias y formen Gobierno.

 

Por otro lado, ha solicitado a la Junta la convocatoria de la Comisión Permanente de la Mesa del Diálogo Social para analizar la situación del sector agroalimentario en la región, a lo que se suman los "negros nubarrones" que "se intuyen en el sector financiero", después de que EspañaDuero haya convocado a los sindicatos para tratar "desvinculaciones" en la entidad.

 

Por su parte, el secretario de Acción Sindical de Comisiones Obreras, Vicente Andrés, ha insistido en que el objetivo de los sindicatos es que Lactalis "mantenga su fábrica en Valladolid", y sólo en caso de que sea imposible esta opción se aborde su posible venta, sobre lo cual ha exigido que se obligue a dejar los terrenos y las instalaciones a nuevos compradores si finalmente se va.

 

Asimismo, el secretario de la Federación Agroalimentaria de CCOO, Juan Manuel Ramos, ha cifrado en 110 el número de ganaderos que podrían verse afectados por el cierre de Lauki y ha recordado que entre la fábrica lechera y Dulciora suman el 4,4 por ciento del empleo en Valladolid, por lo que ha realizado un llamamiento a toda la sociedad para "no permitir la destrucción de estos puestos de trabajo y del tejido industrial en la ciudad".

 

Finalmente, la representante de FITAG-UGT, Sandra Vega, ha subrayado la "solidaridad" expresada por los trabajadores de Lactalis en otros centros españoles con Valladolid y ha recordado que se trata ya del tercer cierre que acomete la multinacional en el país, por lo que ha advertido de que "cualquier centro de trabajo puede ser el siguiente" y ha sentenciado que la lucha contra la deslocalización concierte "a todos".