Los siete de la operación 'Pedris' serán juzgados desde mañana en Valladolid por tráfico de drogas

Se les aplica la agravante de grupo criminal que operaba en Íscar, Pedrajas y otras localidades de la provincia.

La Audiencia de Valladolid juzga desde este miércoles a siete personas, cinco varones y dos mujeres, detenidas en el verano de 2011 en el marco de la 'Operación Pedris' como presuntas integrantes de una red dedicada a la distribución de droga en dosis al por menor destinadas a los jóvenes en lugares de esparcimiento de Íscar, Medina del Campo, Pedrajas de San Esteban, Valladolid y Cuéllar, entre otras localidades.

 

En su escrito de calificación provisional, el Ministerio Fiscal solicita para los encausados un conjunto de penas que suman 60 años de prisión por delito contra la salud pública, con la agravante de constituir o integrar un grupo criminal.

 

Así, se exponen a condenas que oscilan entre ocho años, como es el caso de Diana Alejandra Z.O, Enrique S.V, Alejandro R.L. y Juan Carlos C.G; nueve, que son los que se piden a José Fernando G.V. y Fabiana P.D.S, y los once que se piden a Eduardo S.V, ya que a este último se le imputa además un delito de tenencia ilícita de armas de fuego, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Las pesquisas desarrolladas por la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil comenzaron inicialmente en febrero de 2011, mediante escuchas telefónicas, en las personas de la pareja formada por Eduardo S.V. (alias 'Gaspirri') y la colombiana Fabiana P.D.S, el primero vecino de Íscar y la segunda de Pedrajas de San Esteban, tras tener conocimiento de que, junto con el resto de imputados, se dedicaban al tráfico de drogas en dichas localidades y otras de la provincia.

 

JERGA CARACTERÍSTICA

 

Tales escuchas, en opinión de la Benemérita y de la acusación pública, permitieron descubrir dicha actividad delictiva, caracterizada por el uso de una jerga entre investigados y clientes del tipo "cervezas", "cuadros", "champang", "cocacolas" o "botellas", entre otros términos.

 

Eduardo S.V, sancionado por consumo de sustancias e implicado en episodios de amenazas con armas de fuego y robo con fuerza, además de haber sufrido en su día la fractura de ambas piernas causadas por deudas de droga contraídas con ciudadanos de origen colombiano, tenía centrada presuntamente su venta en Íscar, término donde residía, mientras que su pareja, Fabiana P.D.S, hacía lo propio en Pedrajas, localidad donde, además, había sido vista en las proximidades de un centro escolar al que presuntamente acudía a vender droga.

 

En el trancurso de las pesquisas se pudo comprobar que la pareja era abastecida por Alejandro R.L, quien, además de distribuir también, se nutría de una vendedora de Madrid, la también imputada Diana Alejandra Z.O, y todo ello hasta que entre junio y julio de 2011 la Guardia Civil efectuó distintas operaciones y registros domiciliarios que condujeron a la desarticulación de la presunta red de traficantes.

 

La misma, además de los cuatro citados, estaría conformada también por Juan Carlos C.G, cuñado de Alejandro y con quien éste compartía piso en Valladolid, así como Enrique S.V, vecino de Ataquines y detenido el 28 de junio de ese año en Medina del Campo con más de 50 gramos de cocaína ocultos en su vehículo, y José Fernando G.V, vecino de Cuéllar (Segovia).    

 

En el registro efectuado el 29 de junio en el domicilio de Alejandro y Juan Carlos, en la calle Arca Real de Valladolid capital, los agentes se incautaron casi 20 gramos de cocaína, 150 gramos de sustancia color blanco, 5.000 euros en metálico y dos balanzas de precisión.

 

Con posterioridad, el día 5 de julio, de forma simultánea, se hizo lo propio con las viviendas de 'Gaspirri', en Íscar; José Fernando G.V, en Cuéllar, y de Fabiana, en Pedrajas.

 

En este último fueron hallados tres teléfonos móviles, un ordenador portátil, 770 euros en metálico, diez gramos de cocaína, una báscula de precisión y diferentes útiles para preparara dosis de drogas al por menor, mientras que en la vivienda de 'Gaspirri' la Guardia Civil descubrió una pistola de calibre 6.35 mm, diversos cartuchos, un teléfono móvil, 220 euros en metálico y diferentes útiles para preparara dosis.

 

Por su parte, en el domicilio de José Fernando G.V, en Cuéllar, se intervinieron 150 gramos de cocaína, una báscula de precisión y otros útiles para la preparación de dosis.