Los riesgos de tener un perro potencialmente peligroso en Valladolid... en miles de euros

El pasado mes de julio tuvo lugar una manifestación a favor de los Perros Potencialmente Peligrosos en Valladolid. J.P.

Existe una serie de pautas para la seguridad y la buena conducta de este tipo de perros. Si estas no se cumplen, se establecen multas de entre 2.400 o 15.000, u otras menores por no llevar bozal.

Perros Potencialmente Peligrosos:

 

·        Pit Bull Terrier

 

·        Staffordshire Bull Terrier

 

·        American Staffodshire Terrier

 

·        Rottweiler

 

·        Dogo Argentino

 

·        Fila Brasileiro

 

·        Tosa Inu

 

·        Akita Inu

 

Requisitos para tener PPP

 

Mayoría de edad

 

Licencia administrativa

 

Carecer de antecedentes penales graves

 

Certificado de seguro de responsabilidad civil

 

Certificado de aptitud psicológica

 

Certificado de capacidad física adecuada

Hace unos días saltaba la noticia del ataque de dos mastines a una joven en el camino del Cabildo en Valladolid. El dueño de los perros, a día de hoy, está advertido únicamente por imprudencia ya que no se trata de raza catalogada como potencialmente peligrosa. Aún así, el control de este tipo de animales queda recogido en el Real Decreto Ley de Razas Potencialmente Peligrosas.

 

Este Real Decreto obliga a cumplir el objetivo de establecer una serie de pautas de conducta para evitar posibles daños como los ocasionados recientemente. En este caso, en fincas privadas, los perros podrán estar sueltos siempre y cuando la parcela tenga los cerramientos adecuados y seguros para que no puedan salir. En el momento en el que esto no sea así, los canes deberían estar atados en el interior de la finca.

 

Además, esta ley determina Perros Potencialmente Peligrosos a aquellos que pesen más de 20 kilogramos, de fuerte musculatura, de cabeza voluminosa, cráneo ancho, mandíbulas fuertes y grandes, cuello ancho y corto, pecho macizo y lomo musculado, extremidades anteriores rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas.  Algunas de las razas tipificadas como potencialmente peligrosas son Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro o Tosa Inu.

 

Para conseguir canes de esta raza es importante que el dueño siga una serie de conductas, requisito que por supuesto se aplica también en Valladolid. Se necesita una licencia administrativa de posesión de Perros Potencialmente Peligrosos que se renueva cada cinco años y el dueño puede adquirir en el Ayuntamiento. Tiene que ser mayor de edad, no tener antecedentes penales por haber sido condenado por delitos graves y ha de disponer de una aptitud psicológica y una capacidad física adecuada para cuidar animales potencialmente peligrosos.

 

Estas características quedarán recogidas en el certificado de capacidad física y el de aptitud psicológica. Además, es necesario un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros. Si cualquiera de estos puntos no se cumplen la licencia quedará obsoleta. La seguridad con estos tipos de animales es muy concreta y muy precisa.

 

En cuanto al animal debe de estar identificado mediante microchip, con las vacunas correspondientes y en la vía pública deben de cumplir una serie de requisitos: la persona que conduzca al animal ha de llevar consigo la licencia administrativa, deben llevar bozal obligatoriamente y además, deben ser controlados por el dueño con una correa de menos de dos metros.

 

En el caso de que cualquier requisito sea desobedecido, la Policía podría denunciarles con una multa de 2.400 a 15.000 euros para infracciones calificadas como muy graves, como el abandono del animal o carecer de licencia. En caso de que no lleve bozal o no esté en el registro, la multa gira entre los 300 y los 2.400.

 

Sin ir más lejos, Danilo Faro,tiene un cruce American Standfordshire Terrier, y por no tener la licencia en regla la Policía Local de Valladolid le denunció por una infracción administrativa muy grave. “Me pidieron el microchip del perro y la licencia pero la segunda no la tenía”. En un plazo de un mes debe conseguirla y además tiene realizar las pruebas necesarias para conseguir el certificado de aptitud psicológica de nuevo.

 

Estas pruebas del psicotécnico las tiene que hacer tanto él como su mujer puesto que son ambos lo que pasean al perro y asegura que “si hay una tercer persona que saque al perro también tendría que pasar esa prueba”. El resto de trámites asegura tenerlos en regla: “Pago un seguro por mi perro de alrededor de 70 euros, voy regularmente al veterinario para que le examine y vea que no tiene cicatrices de pelea”. El control de estos animales considerados potencialmente peligrosos transmite mayor seguridad en la  ciudadanía y en el Real Decreto queda reflejado la precisión y el deber de buena conducta.