Los reyes infantiles del robot sacan pecho en Valladolid

Uno de los equipos participantes de la competición. JORGE IGLESIAS
Ver album

Más de 150 equipos, 1.000 participantes de 70 centros educativos de la región, y unos 3.000 espectadores, se han dado cita en uno de los mayores evento de robótica educativa que se realizará este año en España.

La capital vallisoletana se ha convertido este sábado en el epicentro de la 'Robotix League', uno de los mayores campeonatos de robótica educativa que se celebrará este año en España dirigido a niños de entre seis y 16 años.

 

En España, Robotix lleva acabo estos campeonatos como un medio para promover entre los jóvenes las vocaciones científicas y tecnológicas a través de los valores como la innovación, la creatividad, el trabajo en equipo y la resolución de problemas, habilidades imprescindibles en el actual contexto global.

 

Más concretamente, el campeonato reta a jóvenes de entre seis y 16 años a vivir una intensa aventura de superación y de trabajo en equipo. Cada año se propone un nuevo desafío que deberán afrontar mediante el diseño, la construcción y la programación de un robot.

 

Más de 150 equipos, 1.000 participantes de 70 centros educativos de la región, y unos 3.000 espectadores, se han dado cita en uno de los mayores evento de robótica educativa que se realizará este año en España.

 

Los alumnos más pequeños, de seis a ocho años deleitaron con una increíble exposición de robots, en la que mostrarán sus espectaculares máquinas y diseños robóticos.

 

La categoría intermedia ha participado en un espectacular torneo de robots luchadores de Sumo. Cada equipo ha diseñado, construido y programado su propio robot Sumo, que midió sus fuerzas en el ring junto a otros grupos participantes.

 

Por último, los alumnos de categoría más avanzada realizaron una apasionante competición en torno la temática del desafío espacial. Dispusieron de varias rondas para conseguir superar el mayor número de retos.

 

Robotix cree que esta iniciativa contribuye a promover entre los jóvenes la ciencia y la tecnología como base del futuro de nuestro país y transmite un mensaje de confianza positivo y constructivo a una nueva generación de investigadores y científicos.