Los responsables de la matanza de jesuitas en El Salvador serán juzgados en España, dice Eloy Velasco

Eloy Velasco, en el centro de la mesa, durante la comparecencia. BORIS GARCÍA

El último escollo pasa por que el Supremo reconozca que el juicio en aquel país fue un "fraude, Justicia de papel pero no material".

El titular del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, se ha mostrado este jueves convencido de que los militares responsables de la matanza de jesuitas ocurrida en 1989 en la Universidad Centroamericana de El Salvador serán juzgados finalmente en España.

 

El último escollo que queda, tal y como ha explicado el instructor en la inauguración en Valladolid de las jornadas conmemorativas organizadas por la Fundación Segundo y Santiago Montes, pasa por que el Tribunal Supremo reconozca que el juicio celebrado en El Salvador entre 1991 y 1992 contra el coronel Benavides y su subordinado Yussi Mendoza, saldado con una condena de 30 años y poco después con una amnistía para ambos, fue un absoluto "fraude, Justicia de papel pero no material".

 

En esa línea se dirige la memoria que Velasco prepara para elevar al Supremo al objeto de que dicho tribunal dé luz verde al enjuiciamiento en España no sólo de los dos condenados amnistiados sino de otra casi veintena de militares que participaron en el asesinato de cinco jesuitas españoles, Ignacio Ellacuría, los vallisoletanos Segundo Montes y Martín Baró, Amando López y Juan Ramón Moreno Pardo, y ello en aplicación del principio de Justicia Universal.

 

LA 'TANDONA', POR ENCIMA DE CRISTIANI

 

"Al ser las víctimas españolas, en base a ese principio, se busca hacer aquí Justicia, de forma subsidiaria, donde hubo un vacío y un fraude", ha insistido el juez de la Audiencia Nacional, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha reconocido que no existen elementos para incriminar al presidente de El Salvador en aquella época, Alfredo Cristiani, "un civil por debajo de la que entonces llamaban la 'Tandona' o tanda de militares, un lobby que estaba por encima de las posibilidades del primero de impedir la matanza".

 

De hecho, Velasco asegura que el crimen llevaba ya mucho tiempo preparado y que fue cometido la madrugada del 16 de noviembre de 1989 en la UCA a cargo del batallón Atlacalt del Ejército salvadoreño.

 

Entre los próximos pasos para el enjuiciamiento en España de los responsables, una vez que el Supremo reconozca la comisión de un fraude en el proceso judicial llevado a cabo en El Salvador, figura además la próxima extradición del exviceministro de Defensa, Inocente Montaño, fugado a EE.UU y detenido en dicho país. Velasco se mantiene en contacto con el juez que instruye la matanza de Boston a fin de lograr que Montano sea extraditado y pueda celebrarse juicio contra él.

 

Pero además, el juez español se ha felicitado de la colaboración lograda de distintas asociaciones personadas en la causa como acusación popular y que han contribuido a costear de forma altruista el viaje a España de Yussi Mendoza, refugiado en Chile, con el fin de prestar declaración y colaborar con la Justicia.

 

"Durante un día entero estuvo prestando declaración. Es una persona que ejecutó pero que, sin embargo, muchos años después se ha arrepentido y colaborado", ha agradecido Velasco, quien por ello considera que cuando ocupe el banquillo con el resto de acusados obtendrá una rebaja en su condena, en aplicación de la atenuante de colaboración.