Los 'Red Devils' reinan de nuevo en la Premier

(Foto: E.P.)

El delantero holandés Robin Van Persie puso la magia al firmar un 'hat-trick' en la primera media hora.

El Manchester United se ha proclamado este lunes campeón de la 'Premier League' a falta de cuatro jornadas para la conclusión después de vencer al Aston Villa (3-0), en el encuentro de la trigésimo cuarta jornada celebrado en Old Trafford, donde el delantero holandés Robin Van Persie puso la magia al firmar un 'hat-trick' en la primera media hora.

  

Los 'red devils' han celebrado por fin su vigésimo campeonato liguero arropados por el público que se dio cita en Old Trafford. Después de que su vecino, el Manchester City, le arrebatara el título de la pasada edición en un agónico final de liga, los de Sir Alex Ferguson han podido recuperar el trono que dejaron aparcado. En esta ocasión, Van Persie, uno de los nominados al Jugador del Año en Inglaterra, se convirtió en el gran héroe al anotar un 'hat-trick' que valió una temporada.

  

La derrota del City ante el Tottenham este domingo puso el título el bandeja al Manchester United, que no desaprovechó su primer 'match ball' para dar por finiquitada una 'Premier League' que llevaba bastantes jornadas conociendo a su nuevo dueño. Van Persie, con tres goles en posible fuera de juego en poco más de media hora, sentenció un duelo que se decidió en la primera mitad.

  

Apenas se habían ocupado las gradas del estadio cuando Van Persie estrenó el marcador al interceptar un balón enviado por Giggs y no fallar ante la mirada atónita del guardameta rival. A raíz de ahí, el encuentro solo tuvo un dueño, un equipo que dominó con autoridad y no dio opción a un conjunto que lucha por conservar la categoría.

  

A los trece minutos, Rooney puso un espectacular balón en largo buscando a Van Persie y el internacional holandés, con mucha clase, enganchó una volea imparable para el portero del Aston Villa. Poco tardó el delantero en sentenciar la contienda en la tercera llegada clara del conjunto de Manchester. El máximo goleador del United consumó su 'hat-trick' al recibir una asistencia de Giggs, amagar con templanza en el área y buscar el mejor hueco para mandar el esférico al fondo de la red.

  

Si en la primera mitad el United quiso avasallar al rival, los de Ferguson prefirieron conservar el resultado en el segundo periodo, mostrándose mucho menos ambicioso y permitiendo que el Aston Villa ganara metros. Van Persie, bajo palos, y De Gea, en una gran intervención, salvaron dos ocasiones claras del conjunto visitante, incapaz de recortar distancias ante un equipo que manifestó una gran solidez defensiva.