Los primales llevan la ira a la mesa de ibérico de Salamanca

(Foto: Chema Díez)

Ganaderos e industriales se enzarzaron en una polémica por el valor de los primales al considerar que se habían equivocado en el precio de inicio de cotización de esta categoría.

La mesa de ibérico de la Lonja de Salamanca también ha contado con polémica para no ‘desentonar’ en una jornada donde ha habido de todo en el recinto ferial. En esta ocasión, el precio de los primales ha sido el punto fuerte y que ha generado discusión en la mesa entre ganaderos e industriales.

 

Estos últimos señalaron que el precio con el que se había iniciado la cotización de esta categoría “era muy alto” y que había que corregirlo, algo con lo que no estaban de acuerdo los ganaderos. De hecho, los productores recriminaron que el precio que se fijó fue el que ‘eligió’ el industrial Fernando Santos, quien justificó su error del siguiente modo.

 

“El fallo viene en que la Norma de Calidad recoge dos categorías: cruzado y puro y eso hay que tenerlo claro, porque ahora solo cotizamos el cruzado y vale menos”, indicó, con una respuesta inmediata del ganadero Celestino Martín. “Lo que pasa es que te han echado la bronca en Guijuelo y ahora tiene que corregirlo”, espetó sin obtener réplica.

 

Así las cosas, y sin conocer las causas de este cambio, lo cierto es que los industriales demandaron una bajada urgente de los primales “para corregir” su precio cuando una semana antes habían estado de acuerdo en ese mismo valor. Por ello, cuatro vocales pidieron 0,03 euros de bajada y dos la friolera de 0,26 euros menos, Isidoro Blázquez y Goyo Sánchez.

 

El primero de ellos se mostró muy alterado por este hecho e incluso se llegó a encarar con un miembro del sector productor, Ramón Gómez, acusándole de no saber de primales. “Me vas a enseñar a mí lo que es un primal... soy mucho más mayor que tú, hombre”, respondiendo el aludido con argumentos acerca de precios y operaciones con esta categoría del ibérico.

 

Finalmente, los primales bajaron su valor 0,05 euros a la espera de un nuevo capítulo la próxima semana y con la intervención del presidente, Julián Barrera, para moderar una mesa que estaba subiendo demasiado el tono.

 

En cuanto a los cochinos de cebo y cebo de campo, se modificó al alza la banda con más precio en ambos casos y se repitió la baja, por decisión del presidente ya que los ganaderos pidieron subida de 0,01 euros y los industriales bajada de 0,01 euros pese a reconocer la estabilidad en el sector.

 

Por último, en el blanco, bajada de 0,03 euros para los cerdos selecto, graso y normal, con una repetición para cerdas, lechones y tostones.