Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los presidentes autonómicos del PSOE dan un margen a Ferraz para que convoque el congreso

Pedro Sánchez

Los dirigentes socialistas que el pasado lunes defendieron en Ferraz la necesidad de que se convoque ya el 39 Congreso del partido, de acuerdo a los plazos que marcan los estatutos, van a esperar unos días o incluso unas semanas a que la dirección inicie el proceso.

Según fuentes socialistas consultadas, en ninguna federación se están haciendo movimientos, al menos de momento, para reunir ya las firmas con las que pueden obligar a Ferraz a organizar de nuevo un Comité Federal, pese a que este martes el secretario de Organización del partido, César Luena, insistió en el calendario que defiende la dirección, asegurando que los órganos intermedios del partido apoyan ese aplazamiento.

Un día después, y aunque esas palabras no gustaron mucho en algunas federaciones, no ha habido ninguna respuesta en público a esas palabras del 'número dos' del PSOE, que no tomó en cuenta las peticiones de los 'barones' que el lunes habían defendido que el congreso debía tener "cuando toca", es decir, cuatro años después del que tuvo lugar en febrero de 2012.

Estas diferencias se hicieron patentes en el Comité Federal del lunes, cuando, dentro o fuera de la reunión, los presidentes de Andalucía, Susana Díaz; Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y Asturias, Javier Fernández, se pronunciaron en contra de aplazar el congreso.

La dirección recibió ese día el respaldo de la presidenta de Baleares, Francina Armengol; el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y los líderes de Castilla y León, Luis Tudanca, y Madrid, Sara Hernández.

Pese a las discrepancias, ese día no hubo un enfrentamiento abierto. Algunas fuentes aseguran que incluso se intentó promover una recogida de firmas en ese mismo cónclave, extremo que niegan otros socialistas. Eso sí, entre los contrarios al aplazamiento del congreso empezó a cundir el convencimiento de que se trataría de forzar un Comité Federal el 9 de enero para hablar de ese cónclave.

A día de hoy, el único pronunciamiento claro al respecto es el del secretario de Organización este martes en Ferraz, donde dijo que habrá un Comité Federal en las "próximas semanas", lo que ya retrasaría, como pretende la dirección, el congreso, aunque sin especificar cuánto.

Si los críticos presentan las firmas de un tercio de los miembros del Comité Federal, la dirección está obligada a reunirlo en un plazo no superior a cinco días. De lo contrario, será la Comisión Ejecutiva Federal quien lo haga y en ese caso los tiempos aumentan hasta los 20 días. Por ahora, se desconoce cuándo tendrá lugar la próxima reunión de la Ejecutiva.

Y una vez se sienten los cerca de 300 miembros del Comité Federal para discutir la fecha del Congreso, habrá que contar al menos 60 días para su celebración, que es el plazo que marcan los estatutos del partido, por lo que --si no hay una reunión de urgencia-- probablemente ya no se celebre hasta, como mínimo, finales de marzo o principios de abril.

Ferraz no quiere hablar de fechas concretas e insiste en hablar de la primavera. La dirección de Pedro Sánchez no quiere atarse ahora con fechas concretas dado lo abierto que está el panorama político.

Pero este planteamiento empieza ya a extenderse entre algunos críticos. Así, el presidente valenciano evita hablar ya de fechas concretas --aunque reitera que marzo sería un buen mes-- e insiste en que no se deben "quemar etapas antes de tiempo".

Algunos creen que habría que esperar a que se clarifique si en Cataluña va a haber elecciones anticipadas y cuándo van a ser y también a la constitución de las Cortes, el próximo día 13 de enero, donde ya se irán aclarando la situación política y los posibles pactos de gobierno, si es que da el escenario propicio para ellos.

Mientras tanto, tampoco hay movimientos públicos en el PSOE andaluz, donde, eso sí, se espera que la dirección de Pedro Sánchez convoque cuanto antes al Comité Federal para poner fecha al congreso.

Así las cosas, en Ferraz no se espera que lleguen esas firmas para forzar la convocatoria. Fuentes de la dirección apuntan que ese pulso demostraría además que los secretarios generales de los territorios no cuentan con el apoyo unánime de sus federaciones, donde Sánchez, aseguran, también tiene apoyos importantes.