Los 'post it' de Rajoy y la 'pinza' PP-Podemos contra Sánchez, protagonistas del debate a cuatro

Rajoy, Sánchez, RIvera e Iglesias, antes del debate (Foto: Europa Press)

El hasta ahora presidente se queja del tono "inquisitorial" de Rivera y le pide "humildad" y avisa a Iglesias de que al gobierno se llega "aprendido".

LA PULSERA ARCO IRIS DE SÁNCHEZ

 

Rivera ha aprovechado la primera pregunta, sobre el paro, para condenar el atentado de Orlando y enviar su solidaridad a los colectivos LGTB, un mensaje al que se ha sumado a continuación Iglesias -que también ha agradecido a los organizadores del debate que lo retransmitan en lengua de signos- Rajoy y Sánchez, que lucía una pulsera arco iris en su muñeca izquierda.

El primer debate entre los candidatos de los cuatro principales partidos ha puesto de manifiesto el grado de orden con el que trabajan los aspirantes a La Moncloa, la querencia de Mariano Rajoy por los 'post it' y la de Pedro Sánchez por denunciar que la "alianza" del PP y Podemos fue la que impidió que él llegara a la Presidencia del Gobierno.

 

Los aspirantes han tenido oportunidad de charlar antes del arranque del debate, al que todos han llegado ataviados con camisa blanca, igual que los dos moderadores. En el plató ha habido seis hombres y una mujer que también ha optado por un tono claro de camisa.

 

Se ha visto departir a Rajoy con Iglesias y después, a los dos con Rivera antes de entrar al plató, al que entraron los tres sin Pedro Sánchez, quien llegó con unos minutos de retraso según lo previsto para hacerse la foto de familia.

 

El plató recordaba a las teclas de un piano cuando se cerraba el plano, y se inundaba de música de cámara -la sintonía de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión- antes y después de cada pausa publicitaria.

 

Pasaban los minutos, los moderadores cambiaban de tema y al término del primer bloque el atril de Rajoy -que era como el de sus compañeros con un rótulo con el término 'Deb4te'- ya estaba inundado de 'post it' amarillos.

 

Mientras, el resto de candidatos hacía gala de más orden, el presidente ha llegado a la segunda tanda de anuncios con el cuaderno sobre la parte más elevada del atril, un espacio que ningún otro ha utilizado. Tras la segunda tanda de publicidad, el atril ha aparecido 'limpio' de nuevo.

 

El debate avanzaba, los reproches se iban cruzando, pero siempre había una constante: Sánchez denunciaba la 'pinza' de PP y Podemos votando 'no' a su investidura. Hasta en una veintena de ocasiones ha vuelto a lo mismo, lo deslizaba siempre que tenía ocasión mientras Iglesias le avisaba de que se equivocaba de adversario.

 

"TE EQUIVOCAS, PEDRO"

 

"No soy yo el rival, el rival es Rajoy", murmuraba el líder de Podemos meneando la cabeza con cierta desesperación. Después, cuando ha vuelto a invitar al PSOE a formar un gobierno de coalición, Sánchez ha llegado a reírse y a bromear: "Me emociona", ha ironizado.

 

En general el debate ha sido tranquilo y las interrupciones han sido más numerosas en el bloque dedicado a la corrupción, que ha abierto Iglesias hablando de puertas giratorias y recordando por ejemplo el paso del exministro Jordi Sevilla por Price Waterhouse Coopers. "Esta vez creo que lo he dicho mejor", ha apostillado haciendo referencia a su error al pronunciar el nombre de esta consultora en el debate 'a cuatro' de la campaña de diciembre.

 

Después, Sánchez ha mencionado a Juan Carlos Monedero e Iñigo Errejón "y su beca" en la Universidad de Málaga. "Madre mía, madre mía" resoplaba Iglesias, minutos antes de que Sánchez sacara a relucir los sms de Rajoy al extesorero del PP Luis Bárcenas -cuyos famosos papeles ha blandido Rivera- y el presidente del Gobierno aludiera al caso de los ERES.

 

"No le voy a hablar de los dos expresidentes de su partido, porque eso no tiene ningún sentido", le ha dicho a Sánchez. Y también Rivera se ha referido, fotocopia en mano de los apuntes de Bárcenas, a sus famosos papeles, y ha afeado a Rajoy que su gobierno haya dado indultos a miembros de Convergencia por delitos de corrupción.

 

El presidente, quien se ha quejado del tono "inquisitorial" de sus contrincantes, ha acusado a Rivera de tener "un concepto demasiado subido de sí mismo", le ha pedido "un poco de humildad" y le ha retado a decir cuánto "cobró en dinero negro". Rivera le ha explicado que había confesado que antes de estar en política había pagado sin recibir factura, pero ha negado haber cobrado en 'b'.

 

Y ha sido el líder de Ciudadanos el que ha mentado a Venezuela para acusar a Iglesias de haber recibido dinero de Nicolás Maduro e insinuar que ha servido para financiar Podemos, un comentario que ha enfadado a su líder. "Eso es una acusación muy grave, yo entiendo la desesperación y los nervios pero hay cosas que no se pueden hacer en un debate", ha protestado.

 

BLOQUE ECONÓMICO

 

En el bloque económico, Rajoy ha sido el objetivo del grueso de las intervenciones de sus contrincantes, que le han reprochado su gestión en este ámbito. El presidente ha tirado en este apartado de un gráfico y un recorte de prensa y ha acusado a sus rivales de "faltar a la verdad" con sus críticas a la precariedad laboral.

 

"Un poquito más de estudio de los temas; aquí no se viene a hacer prácticas, al Gobierno se viene aprendido", ha espetado Rajoy a Iglesias quien, en un momento de su intervención ha mencionado el índice de Gini (el estadístico italiano Corrado Gini) para poner de relieve el incremento de la desigualdad en España.

 

También Rivera ha utilizado distintos elementos gráficos para ilustrar su discurso: una foto de un tuit de Iglesias animando al ahora primer ministro griego, Alexis Tsipras, en las elecciones helenas y una fotocopia de una portada de 'El Mundo' con un gran titular sobre la propuesta de subida de impuestos de Podemos.

 

"No esconda al lobo con piel de cordero, no se vista de socialdemócrata para esconder políticas", le ha soltado el líder naranja, quien también ha asegurado que Podemos quiere sacar a España del euro mientras Iglesias negaba con la cabeza.

 

PEROGRULLADAS Y LAS PENSIONES EN CHINA

 

Además, el líder de Podemos, que pasado muchos minutos con las piernas cruzadas delante del atril, ha recriminado a sus interlocutores que hayan acudido al debate "con generalidades y perogrulladas", que están "muy bien para la barra del bar, pero no para un debate entre candidatos".

 

En un momento, Rajoy ha arrancado las risas de Sánchez cuando le ha dicho que no piensa hacerle presidente del Gobierno porque a España no le conviene, ha presumido de la sanidad española y ha puesto a China como ejemplo de país que no dedica ni un yuan a las pensiones.

 

De su lado, los moderadores que, en general han regañado a los candidatos por no "gestionar bien su tiempo", empezaron, quizá por los nervios, cometiendo algunos errores.

 

Nada más empezar Pedro Piqueras ha querido saber si los aspirantes se comprometían a que "ese pacto no vuelva a ocurrir", en referencia a la falta de acuerdo para formar Gobierno, y Ana Blanco ha preguntado a Sánchez por la LOMCE en el bloque de empleo y el líder del PSOE le ha tenido que corregir.

¿Quién crees que ha ganado el debate a 4?