Los políticos muestran su apoyo incondicional a los empleados de Lactalis

JORGE IGLESIAS

Los representantes de los partidos de todo el arco parlamentario se ponen al lado de los trabajadores y critican la postura de la multinacional, a la que piden colaboración para encontrar una solución.


 

Unión política frente a la crisis de Lauki, una vez más. Este sábado 24 de septiembre representantes de los grupos municipales principales en el Ayuntamiento han mostrado su apoyo a los empleados de la factoría lechera y han reclamado a Lactalis que ceda para poder negociar.

 

Antonio Gato, concejal de Hacienda en el Consistorio, se mostró pesimista al afirmar que "desgraciadamente todo apunta a que a pesar de los intentos la solución no es la que queremos" y reconoció: "Las decisiones que se toman en París son muy difícil cambiarlas desde un Ayuntamiento. Lo hemos intentado con todas las armas urbanísticas, de apoyo empresarial, de ubicación, pero nos encontramos un muro con la posición de Lactalis, que no está accesible a ningún planteamiento. Seguiremos intentándolo pero si no hay voluntad... Se ponen encima unas condiciones, estas se ofrecen, y tampoco valen, pues claramente vemos que no hay voluntad".

 

Por su parte José Enriquez, en representación del grupo Popular, defendió "que se elabore un plan de reindustrialización, algo que exigimos al equipo de gobierno, para que mueva ficha de una vez ya que se aprobó una moción en el pleno hace ya muchos meses y no hemos visto redactada una sola línea". Además el edil del PP aseguró que "va en contra de la economía de mercado" el que una empresa que da beneficios cierre, ya que considera que "no hay justificación para ese cierre".

 

También desde Valladolid Toma la Palabra qusieron mostrar su apoyo a los empleados. A pie de calle la concejala de Medio Ambiente María Sánchez alegó que "evidentemente nuestra ciudad no puede seguir perdiendo empresas y poniendo en riesgo los trabajos de estas personas" y subrayó que lo más importante "es buscar una salida digna para los trabajadores, los titulares emitidos desde la empresa no son muy positivos pero la esperanza no hay que perderla". 

 

Por último Pablo Fernández, el representante de Podemos en las Cortes de Castilla y León, dijo que "los trabajadores de Lauki son un ejemplo de lucha", mostró cierto optimismo al esperar que "la presión de la sociedad civil y los partidos podamos lograr salvar los puestos de trabajo, algo fundamental para la ciudad y la comunidad" y acabó con una denuncia: "Todo esto está pasando por las reformas laborales del PSOE en 2010 y del PP después, son las que permiten tropelías como estas, que las multinacionales controlen los países y precaricen los derechos de los trabajadores".

Noticias relacionadas