Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los planes de pensiones podrán rescatarse dos años más para evitar desahucios

Protesta antidesahucio

El Gobierno ha decidido ampliar dos años más, hasta mayo de 2017, el plazo estipulado para que los ciudadanos puedan rescatar el dinero depositado en un plan de pensiones si así pueden evitar el desalojo de su vivienda habitual.

Así consta en una de la treintena de enmiendas que el PP ha registrado en el Congreso al proyecto de ley de Segunda Oportunidad.

 

En una de dichas propuestas de modificación, los 'populares' plantean un cambio en la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, que ya fue modificada en mayo de 2013 mediante la llamada Ley Antidesahucios con la intención de facilitar que los deudores hipotecarios accedieran a recursos con los que evitar la pérdida de su vivienda habitual.

 

Inicialmente, la intención del Gobierno era que esta medida estuviera en vigor dos años --hasta mayo de 2015--, pero ahora se amplía por dos ejercicios más, una posibilidad que ya estaba prevista en la propia normativa.

 

SE MANTIENEN LAS CONDICIONES

 

Sin embargo, al margen del plazo temporal, los 'populares' no modifican ninguna de las otras condiciones estipuladas para poder acogerse a esta posibilidad, que se define como "excepcional" en la propia normativa de Planes y Fondos de Pensiones.

 

Así, sólo se podrá rescatar el dinero en el marco de un procedimiento de ejecución forzosa judicial, administrativa o de venta extrajudicial en el que se haya acordado la enajenación de la vivienda habitual.

 

Además, el titular del fondo de pensiones no podrá contar con otros bienes, derechos o rentas en cuantía suficiente para cubrir la deuda objeto de la ejecución y, así, evitar el desahucio, y el importe rescatado del fondo de pensiones tendrá que ser suficiente para conseguir ese objetivo.

 

El reembolso del dinero se hará efectivo en un único pago, sólo en la cuantía necesaria para evitar el desahucio, en un plazo máximo de siete días hábiles y quedando sujeto a la normativa fiscal correspondiente.