Los objetivos del deporte vallisoletano se quedaron por el camino en 2015

Mojica se lamenta de una ocasión marrada en el play off en el que el Valladolid cedería ante Las Palmas. A.MINGUEZA

El Real Valladolid fracasó en el camino hacia el ascenso, el BM Atlético peleó pero se quedó a las puertas y el CB Valladolid cayó fulminado por su economía. Aula Cultural, VRAC y El Salvador cumplieron con nota.

Hay veces que el destino te dice que no. Simplemente deja patente que no es tu año, que a la hora de decir adiós a semejante lapso de tiempo, este no será recordado como el mejor de tu vida. Algo así le ha pasado al deporte vallisoletano este 2015, al menos a los tres equipos que más afición movieron en la ciudad. Real Valladolid, un extinto Club Baloncesto Valladolid y el Balonmano Atlético Valladolid no consiguieron en ningún caso sus propósitos, con lo que habrá que esperar a 2016 para ver si se trata de un tiempo más feliz.

 

Al menos queda el consuelo de que los equipos injustamente tildados en muchas ocasiones de segunda fila por lo que son capaces de firmar sobre las canchas y pistas de Valladolid, sí consiguieron sus objetivos. Hablamos de Balonmano Aula Cultural y los dos colosos del rugby, VRAC y El Salvador. Y es que son los que salvan la papeleta para este 2015 en cuanto a deporte se refiere, sin duda.


 

REAL VALLADOLID: Hasta tres entrenadores han pasado por la disciplina blanquivioleta en estos 365 días, Rubi, Garitano y Miguel Ángel Portugal, y ninguno puede presumir de haber domado al león del ascenso. La temporada pasada concluyó con un estrepitoso fracaso que se vino vaticinando a lo largo de las 42 jornadas, antes de caer en play off ante Las Palmas merced del 1-1 en Zorrilla y del 0-0 a la vuelta en Gran Canaria. Tanto por aquel entonces como en la actualidad, el equipo no ha terminado de carburar –y eso que se trata de dos plantillas y dos contextos bien diferentes- y no ha enganchado a la afición, como no se ha enganchado en ningún momento al tren del ascenso. Después del estruendo de la temporada 2014/2015, la presente no solo no ha comenzado mejor, sino que por ahora el Pucela sigue mirando con recelo la parte baja de la tabla. En 2016 todo debe cambiar, pese al repunte del mes de diciembre.

 

BM ATLÉTICO VALLADOLID: Si de algo pueden presumir al menos los de Nacho González es de sacar casta, orgullo y testiculina en su primer año de existencia, que concluyó con el equipo a un paso de Asobal cuando nadie daba un duro por el equipo a comienzo de la temporada, mediado 2014. Pese al mal sabor de boca final, lo cierto es que no se puede echar absolutamente nada en cara a los gladiadores azules, que en realidad ni siquiera tenían marcado como objetivo directo el ascenso. En la actualidad, además, se encuentran como líderes absolutos de la categoría e intocables. Quién sabe si será la sorpresa de 2016.

 

CB VALLADOLID: La desaparición del histórico club ya es una realidad, un simple muerto viviente que recordará 2015 como el año de su desaparición. Pese a la participación del equipo en la temporada 2014/2015, con luces y sombras, el equipo cayó pronto en el play off de ascenso a ACB. Además, las continuas peleas y varapalos económicos dejaron en mal lugar a un club al que ni siquiera la llegada de Sunil Bhardwaj consiguió rescatar. Además, la desgracia del fallecimiento de una leyenda como era y es Lalo García terminaron de empañar un 2015 aciago, con la única luz para los aficionados al baloncesto vallisoletano como fue el nacimiento del nuevo Club Baloncesto Ciudad de Valladolid.

 

BM AULA CULTURAL: Las primeras en cumplir el expediente, como en los últimos años. Las chicas de Miguel Ángel Peñas firmaron una temporada para recordar, donde no se pudo dar la carambola de llegar a Europa, pero la permanencia se consiguió de manera muy holgada y se vieron momentos de diversión y entretenimiento para la afición del Aula. El club sigue creciendo y la marcha en la presente temporada también es más que aceptable.

 

VRAC y EL SALVADOR: Otro dos que se echaron Valladolid a las espaldas este 2015, sobre todo el primero. Sin duda, el mayor motivo de satisfacción y orgullo de la ciudad deportivamente hablando en este concluido año, que vio como el equipo quesero se llevaba la Copa de la Liga de la temporada 2014/2015. Pero no solo eso. Supercopa, Copa, Copa Ibérica y la mencionada Liga conformaron el póker de títulos de los de Merino. El Salvador, por su parte, también dio el do de pecho en Liga. Además 2015 supuso el debut de los de Juan Carlos Pérez a Europa y el regreso del VRAC a la participación continental, de manera que sin duda se trata de un periodo para recordar. 2016 debería seguir en la misma línea.