Los nuevos ayuntamientos se constituirán el 13 de junio y ese día se elegirá a 8.122 alcaldes

Fachada del Ayuntamiento de Pamplona.

Sólo se vota una vez y si nadie logra mayoría absoluta, se proclama alcalde al candidato más votado en las urnas

Los nuevos ayuntamientos que surjan de las elecciones municipales de este domingo se constituirán el sábado 13 de junio, veinte días después de los comicios, cuando se celebrarán los plenos en los que serán ya elegidos los alcaldes de la próxima legislatura.


Los ciudadanos votan en las urnas a 67.640 concejales y son estos los que elegirán a 8.122 alcaldes repartidos por todo el país. Es la ley de régimen electoral general la que fija el calendario y el sistema, que también se aplica en las Asambleas de Ceuta y Melilla, las ciudades autónomas que se rigen por esta norma.

Los plenos de constitución tendrán lugar como siempre en sábado, en este caso el día 13, y en esa misma sesión se decide ya quién toma la vara de mando municipal. La rapidez con que se resuelve el proceso no permite negociaciones largas para decidir quién llega a la alcaldía: sólo transcurren quince días desde las elecciones.

NEGOCIACIONES RÁPIDAS

Ese sábado día 13 se producirá una sola votación y será elegido quien logre la mayoría absoluta de votos. Si ninguno lo consigue, será directamente proclamado alcalde el concejal que encabece la lista con mayor número de votos en las elecciones y en caso de empate, se resolverá por sorteo.

Es decir, si varios partidos quieren formar una mayoría alternativa a la del grupo mayoritario, tienen sólo quince días para ponerse de acuerdo y llegar al pleno del día 13 con un candidato con mayoría absoluta.

Los municipios cuentan con un número distinto de concejales dependiendo de su población. El número mínimo es de tres, para los pueblos con menos de 100 residentes, y no hay un máximo: las ciudades cuentan con 25 concejales si tienen hasta 100.000 vecinos y suman uno más por cada 100.000 residentes o fracción. El ayuntamiento más grande es el de Madrid, con 57 ediles, seguido por Barcelona, con 41.

Todos ellos sin embargo tienen en común que el número de ediles es siempre impar, para facilitar el gobierno municipal y la misma elección del alcalde porque no es posible un empate.