Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los nuevos Alcaides del Museo del Vino 'toman' el castillo de Peñafiel

El presidente de la Diputación entrega el galardón al bodeguero Manuel Fariña y a los periodistas Pilar Molestina y José Ribagorda. 

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha presidio en el Museo Provincial del Vino (MPV), ubicado en el Castillo de Peñafiel, el acto de nombramiento y entrega de diplomas como Alcaides y Alcaidesa de Honor 2015 del MPV Al bodeguero Manuel Fariña y a los periodistas Pilar Molestina y José Ribagorda.

 

Además de los representantes institucionales y de los premiados, el acto también ha contado con la presencia de algunos de los Alcaides y Alcaidesas de ediciones anteriores, como Edmundo Bayón, presidente de Bodegas Protos, o Mayte Martínez. Junto a ellos, representantes de los consejos reguladores de las Denominaciones de Origen, bodegueros, representantes de los medios de comunicación, así como reconocidos miembros de ámbito social de la provincia, en un acto que ha sido presentado por el periodista Javier Pérez Andrés.

 

EL VINO, RECURSO TURÍSTICO

 

En su intervención, el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, ha destacado que “nuestra provincia ha experimentado en los últimos años un importante desarrollo turístico en torno al mundo del vino y la gastronomía. Un desarrollo que no ha sido casual, surgido por sí mismo de forma natural y espontánea, sino que es el resultado del trabajo conjunto de muchos actores”.

 

Tras señalar que un destino turístico nace de la voluntad de sus habitantes, por lo que el primer paso ha sido “sensibilizar a las personas que viven en nuestro mundo rural del valor de unos recursos que siempre han estado ahí y que tienen un enorme atractivo para los visitantes: cultura, patrimonio, tradiciones, naturaleza, gastronomía y enología. Recursos todos ellos presentes en la provincia de Valladolid”.

 

Es por ello que el vino se ha convertido en un recurso turístico de primer orden a lo que han contribuido también los productores “los verdaderos protagonistas del milagro del vino, que ponen en escena su saber hacer, su forma de vivir y sus costumbres y tradiciones para responder a las demandas de los visitantes”.

 

Jesús Julio Carnero ha insistido en que “al beber un vino estamos degustando el saber hacer, la pasión, la ilusión y la perseverancia de generaciones de viticultores y bodegueros. El lado humano es la clave del milagro del vino. Eso lo sabe muy bien Manuel Fariña, el gran impulsor, artífice, defensor y comercializador de los vinos de la D.O. Toro”.