Los niños vallisoletanos se unen a la ilusión y magia de abrir sus regalos

Una niña, dispuesta a abrir sus regalos. TRIBUNA

Como todos los años, este 6 de enero todas las casas aparecieron hasta arriba de regalos donde triunfaron Peppa Pig, las ya tradicionales videoconsolas o los muñecos de acción.

El 6 de enero es sinónimo de ilusión, alegría y diversión. Y si no que se lo digan a los miles y miles de niños de toda España, y por ende también los vallisoletanos, que amanecieron en la mañana de este miércoles con montones de regalos esperando a ser abiertos, toda vez que sus majestades de Oriente parecieron cumplir su labor nocturna.

 

Así, ni cortos ni perezosos, los más pequeños de la casa ya han comenzado una jornada de divertimento que, sin duda, se porlongará durante varios días. Muñecos de Peppa Pig, balones de fútbol, bicicletas, videojuegos... hasta las tablets han comenzado a hacerse un clásico de estos días para los más pequeños, siempre que sean bien utilizados, claro.

 

"¡Mamáaaaa, que ya han venido los Reyeeees!". ¿Cuántas veces se habrá podido escuchar esta frase en las diferentes casas de toda España? Probablemente sean incontables. Y es que era momento de perderse en la diversión y comenzar a desenvolver unos regalos con los que ya habían soñado durante varias semanas.

 

Desde Avadeco ya aseguraron antes de comenzar las navidades que uno de los grandes triunfadores de estas navidades serían los videojuegos y la electrónica, algo que parece haberse cumplido tal y como se redactaron las diferentes cartas a sus majestades. La realidad dicta que los niños cada vez piden más de este sector, ya sea en forma de videojuegos, tablets o consolas.