Los niños que beben leche entera son más delgados

Niños bebiendo leche (Foto: E. P.)

Los niños que beben leche entera son más delgados y tienen niveles más altos de vitamina D que los que beben leche baja en grasa o descremada.

Los niños que beben leche entera son más delgados y tienen niveles más altos de vitamina D que los que beben leche baja en grasa o descremada, sugiere una nueva investigación, cuyos resultados se revelan en un artículo publicado este miércoles en 'American Journal of Clinical Nutrition'. Los niños que bebieron leche entera (3,25 por ciento de grasa) tuvieron una puntuación en el Índice de Masa Corporal de 0,72 unidades por debajo de los que bebieron leche del 1 o 2 por ciento.

 

Según el autor principal, el doctor Jonathon Maguire, pediatra del St. Michael's Hospital, en Toronto, Ontario, Canadá, se trata de una diferencia entre tener un peso saludable y sufrir sobrepeso. El estudio no evaluó por qué el consumo de leche con un mayor contenido de grasa se asoció con menores puntuaciones de IMC, pero Maguire planteó la hipótesis de que los niños que bebían leche entera se sentían más llenos que los que bebían la misma cantidad de leche baja en grasa o descremada.

 

Si los niños no se sienten satisfechos con la leche, son más propensos a comer otros alimentos que son menos saludables o más altos en calorías, argumenta el doctor Maguire. Por lo tanto, los niños que beben leche baja en grasa pueden consumir más calorías en general que los que beben leche entera.

 

LA LECHE ENTERA PROPORCIONA MÁS VITAMINA D

 

El estudio también encontró que los niños que bebían una taza de leche entera cada día registraban niveles de vitamina D comparables a los que bebían casi tres tazas de leche al 1 por ciento, lo que podría deberse a que la vitamina D es soluble en grasa, es decir, que se disuelve en la grasa en lugar de agua. La leche con mayor contenido de grasa, por lo tanto, contiene más vitamina D.

 

También puede haber una relación inversa en los niños entre la grasa corporal y las reservas de vitamina D, según el estudio; de forma que a medida que aumenta la grasa corporal de los niños, disminuye su cantidad de vitamina D. "Los niños que beben leche baja en grasa no tienen menos grasa corporal y tampoco se benefician de los niveles más altos de vitamina D en la leche entera --explica Maguire--. Es un doble aspecto negativo de leche baja en grasa".

 

Las conclusiones del estudio difieren de las directrices de 'Health Canada', 'National Institutes of Health' y 'American Academy of Pediatrics' que recomiendan dos porciones de leche baja en grasa (del 1 o 2 por ciento) para niños mayores de dos años con el objetivo de reducir el riesgo de obesidad infantil.
 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: