Los niños obesos o con sobrepeso son más propensos a padecer asma

Obesidad y asma

Los niños con sobrepeso y obesidad son más propensos a ser diagnosticados con asma, según ha mostrado un estudio dirigido por la experta del departamento de investigación y evaluación de Kaiser Permanente Southern California, Mary Helen Black.

"Si los padres de niños con sobrepeso u obesidad observan que está teniendo síntomas similares al asma, lo que deben hacer es tratar de reducir el peso y no centrarse únicamente el curar el asma", ha asegurado Helen Black.

 

Para llevar a cabo la investigación, publicada en 'American Journal of Epidemiology', los expertos analizaron los registros médicos de 623.000 niños de 6 a 19 años entre el año 2007 y el 2011. En ese momento, ninguno de los niños tenía asma aunque, pasados los tres años unos 32.000 menores fueron diagnosticados con la enfermedad.

 

De esta forma, comprobaron que los niños que tenían más peso eran también los más propensos a desarrollar asma que los que tenían un peso normal. En concreto, aquellos con sobrepeso eran un 16 por ciento más propensos a padecer esta enfermedad y los obesos un 37 por ciento más.

 

Asimismo, al cuarto año de estudio, 106 de cada 1.000 jóvenes obesos fueron a Urgencias por asma, en comparación con los 87 niños de cada 1.000 que tenían un peso óptimo.

 

Del mismo modo, los expertos desvelaron que los obesos eran más propensos a sufrir un empeoramiento de la enfermedad y que, además, necesitaban medicamentos de "rescate" cuando los fármacos habituales no eran suficientes.

 

"Los niños que son extremadamente obesos tienen una capacidad más limitada de renovar el aire por lo que mecánicamente les es más difícil respirar. No obstante, si consiguen bajar de peso podrán respirar mucho mejor", ha recalcado la investigadora.