Los musulmanes proyectan en Valladolid una gran mezquita que complementará las dos existentes

Una de las dos mezquitas que la comunidad musulmana tiene en Valladolid. FOTOS: A. MINGUEZA

La comunidad musulmana de Valladolid cuenta con cerca de 4.000 miembros, una cifra que se ha cuadriplicado en la última década.

La comunidad musulmana en la provincia de Valladolid se ha cuadriplicado en la última década. La mayoría de los ciudadanos que practican el Islam en estas tierras son procedentes de Marruecos, “por la cercanía”. “Aunque también los hay argelinos, subsaharianos o de Oriente Medio, como es mi caso”, explica el iman Zaki Mhmoud Ibrahim, el responsable de esta comunidad.

 

En Valladolid cuentan con dos mezquitas, donde practicar sus rezos diarios (cinco) y una oración comunitaria los viernes. La principal está situada en calle Rincón de Esgueva, cerca de la calle de la Salud. Hace algunos años se abrió otra ubicada en Delicias, en la calle Granada; para facilitar los rezos a aquellos musulmanes que no podía acercarse hasta Pajarillos.

 

Pero el crecimiento de la comunidad aconseja la construcción de un espacio mucho más grande. “No se trata solo de una mezquita, sino de un centro cultural en el que se enseñará a los más pequeños nuestra cultura, nuestra religión, nuestras costumbre”. Este gran centro se ubicará en unas naves en la calle de Santa Eulalia de 9.000 metros cuadrados, junto a la carretera Villabáñez, que incluirá también mezquita, donde poderse juntar sin problemas de espacio para la oración de los viernes.

 

Las obras ya han comenzado aunque Zaki Mhmoud reconocer que irá “lento” por la escasez de recursos económicos. Niega recibir ninguna subvención y solo se abastecen de los donativos de los fieles, e incluso de otras mezquitas amigas. Cuando se concluya esta mezquita, en la oración comunitaria de los viernes ya no habrá problemas de espacio como ocurre ahora en Pajarillos.

 

Y es que el Islam ordena a sus fieles cinco rezos al día: uno al amanecer, otro a media mañana, el de la tarde (más o menos en la comida), antes de ponerse el sol y ya por la noche. Se aconseja que los rezos se efectúen en la mezquita siempre que sea posible; de lo contrario estas genuflexiones podrán realizarse en casa o en el trabajo, siempre mirando para la Meca; para lo que se dispone de unas pequeñas brújulas que ayuden al buen musulmán a orientarse. 

 

Noticias relacionadas