Los museos y salas de exposiciones de Valladolid pierden más de 50.000 visitantes en 2014

Un visitante contempla una obra de Dalí en la sala de exposiciones de la Pasión, en Valladolid. A. MINGUEZA

Mientras que en 2013 la cifra de personas que pasaron por estas instalaciones superó las 827.000, el año pasado apenas se alcanzaron los 775.000.

La cultura en Valladolid no parece vivir un buen momento, o eso es lo que puede deducirse de los datos facilitados por el Observatorio del Ayuntamiento, quien ha hecho públicos los datos de visitantes de las diferentes salas y museos municipales, además de los privados y universitarios. La conclusión es clara; todos estos espacios, en suma, perdieron casi 50.000 ‘curiosos’ en 2014 respecto a 2013.

 

Y es que las cifras son concluyentes, y por desgracia, desoladoras. Nada menos que un 6’4% menos de visitantes que se hace realidad al comprobar que de los 827.285 de 2013 se pasó de un plumazo a los 774.581 del año pasado. El único consuelo que resta, ver que al menos sigue siendo una mejor marca que en 2012, cuando la cosa se quedó en poco más de 713.000.

 

 

Echando un vistazo exhaustivo a los datos, los más perjudicados han sido los museos municipales, que sufrieron una pérdida de casi 17.000 visitantes. El único que rompe semejante estadística es el Museo Nacional de Escultura, que en 2014 incrementó un 8% sus visitantes y que para 2015 cuenta con mejores expectativas después de la apertura de seis nuevas salas recientemente.

 

Las salas de exposiciones, por desgracia, tampoco se salvan del tobogán. 13.000 personas menos quedando de nuevo el consuelo de que sigue siendo una cantidad mayor que en 2012. Ni siquiera los museos autonómicos, único sector que apenas ve reducida su capacidad, son capaces de dar una pequeña alegría a la cultura de Valladolid con unos 1.500 visitantes menos.

 

Por su parte, desde el Ayuntamiento se muestran confiados en que para 2015 estos espacios sufran un buen incremento, basado en parte en la supuesta recuperación económica que permitirá una mayor inversión en nuevas exposiciones, además de hechos concretos como la nombrada apertura de nuevas salas en el Museo Nacional de Escultura.