Los 'Monchines' reconocen que trafican con drogas y pactan una sentencia condenatoria

Integrantes del 'clan de los Monchines', con Salvador Romero Larralde ('Negro') a la cabeza, han reconocido por vez primera que su 'modus vivendi' es el tráfico de drogas y han alcanzado un acuerdo con la Fiscalía de Valladolid para reducir de 49 a más de 31 años de cárcel.

La Audiencia de Valladolid ha vivido una jornada histórica, ya que si en anteriores procesos los principales cabecillas del clan, algunos de ellos ya fallecidos, defendieron su inocencia, denunciaron una persecución policial y aseguraron que sus ingresos procedían de la recogida de chatarra, la venta de vehículos de ocasión y hasta de una sospechosa buena suerte a la hora de jugar a la lotería, en esta ocasión los procesados, siguiendo el consejo de sus letrados, se han declarado culpables logrando así una rebaja de sus condenas.

 

Lo que se ha mantenido invariable, al igual que en anteriores procesos judiciales, han sido las amenazas vertidas contra los periodistas, a quienes tanto en sala como más tarde en los pasillos han recriminado por fotografiarles. "¡Señor juez, basta de fotos, que bastantes nos han hecho ya!", ha gritado el 'Negro', a quien, a coro, ha secundado el resto de la familia con insultos hacia los informadores y advertencias para que no "engorden" los hechos.

 

Precisamente, la mayor de las condenas ha recaído sobre el ahora jefe del clan, Salvador Romero Larralde, en concreto cinco años y seis días de cárcel, mientras que su mujer, Ana María C.J. ('Negra'); su hijo Salvador ('Caín') y su sobrino José Enrique R.R. ('Chirri') se ha conformado con penas de cuatro años.

 

Por su parte, los 'machacas' Andrés P.V, José V.A.LL. y Juan José R.A. serán condenados a penas de tres años y ocho meses de privación de libertad el primero y tres años y medio los otros dos, mientras que la condena de Aroa y e Isabel, hijas también del 'Negro', queda reducida a dos años, con lo que serán las únicas que no entren en prisión, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

A todos los procesados, salvo las dos hermanas, consideradas cómplices de un delito contra la salud pública, se les haya responsables de dicha actividad delictiva y de otro delito de organización criminal.


En el capítulo de multas también han salido las dos 'Monchinas' mejor paradas que el resto, puesto que habrán de abonar 3.000 euros, frente a los 7.000 recaídos sobre los otros siete imputados.

 

La modificación de penas a la baja realizada por la acusación pública obedece a que a cuatro de los encausados, 'Caín', 'Chirri', Andrés P.V. y José V.A, les aplica la atenuante de drogadicción, frente a las agravantes de reincidencia en el caso del 'Negro' y del tercero de los anteriormente indicados.

 

En su calificación inicial, el fiscal solicitaba siete años para el 'Negro' y cinco años y tres meses para el resto, y en todos los casos multas de 20.400 euros.

 

TERCERA CONDENA DEL 'NEGRO'

 

Se da la circunstancia de que la presente condena es la tercera recaída sobre el 'Negro', quien cuenta en su historial con una tres años y tres meses y otras de once años de prisión, y la segunda de su esposa, ya que ésta fue condenada igualmente a tres años y tres meses, en todos los casos por tráfico de drogas.

 

Su detención se produjo el 21 de mayo de 2014 en el marco de la 'Operación Cholo' en el barrio vallisoletano de Pajarrillos. La policía consideraba que pretendían volver a crear una infraestructura para la introducción de heroína en la ciudad, para lo cual operaban en la zona centro de Valladolid y en los barrios de Los Pajarillos y La Rondilla.

 

Las investigaciones, que se han llevado a cabo durante cinco meses, comenzaron ante las denuncias anónimas que comunicaban la participación de una persona, conocida como 'El Negro', en las actividades de venta de heroína y la utilización de terceras personas para su venta a toxicómanos.

 

Estas informaciones fueron coincidentes con un repunte en determinados delitos contra el patrimonio, como hurtos en zonas comerciales próximas a los puntos de venta o robos en interior de vehículos, cometidos por personas que se encuentran enganchadas a la heroína, según fuentes policiales.

 

Establecido el dispositivo al efecto, los agentes pudieron comprobar los contactos que 'El Negro', Salvador Romero Larralde, y su mujer 'La Negra', Ana María C.J., así como otros miembros del clan como sus hijos Salvador ('Caín'), Aroa e Isabel, junto con un sobrino, José Enrique R.R. ('El Chirri'), realizaban en su domicilio con personas que posteriormente acudían a otras zonas de la ciudad donde les esperaban consumidores habituales de heroína a los cuales suministran la sustancia a cambio de dinero.

 

Posteriormente, estas personas acudían al chalé de los 'Monchines', ubicado en la calle Alta de Valladolid, donde entregaban la recaudación.

 

La casa era el punto donde realizaban las entregas de droga, para lo cual utilizaban vehículos que no figuraban a su nombre para ocultar la droga y el resto de integrantes del grupo familiar vigilaba durante las entregas a fin de que no se acercara nadie extraño ni apareciera ningún vehículo policial.

 

CONTROL EXTREMO EN LA ZONA

 

Este control de la zona era extremo. A tal efecto 'Caín' había comprado un piso en la calle Ruiseñor desde donde, a modo de atalaya, vigilaba durante largas horas cualquier vehículo o persona que se acercara. Era desde ese mismo lugar desde donde se hacían los transportes de sustancias estupefacientes que después entregaban a los distribuidores.

 

Así, el día 21 de mayo de 2014, en torno a las 10.00 horas y tras interceptar una entrega de unos 50 gramos de heroína a uno de los distribuidores, Juan José R.A, comenzaron las detenciones y los registros que se desarrollaron hasta primera hora de la tarde.

 

El dispositivo policial fue llevado a cabo por más de 50 agentes de Unidades de Policía Judicial, Seguridad Ciudadana, Policía Científica y Unidades de Intervención, que registraron cuatro domicilios y dos vehículos.

 

Como resultado de la intervención se incautaron de unos 65 gramos de heroína, speed, hachís, además de varias plantas de marihuana, Tranquimacines, dos vehículos, 400 euros en efectivo, numerosos instrumentos para la elaboración de papelinas, así como una gran cantidad de teléfonos móviles y documentación.

 

De los detenidos, el matrimonio 'Monchín' y 'Caín' tienen antecedentes por tráfico de drogas y varias infracciones penales; los tres distribuidores, Andrés P.V, José V.A.LL. y Juan José R.A, cuentan con diversos antecedentes por tráfico de drogas, robo con fuerza, robo con violencia y falsedad documental, mientras que los otros tres miembros del clan carecen de antecedentes.

 

La operación fue llevada a cabo por el Grupo VIII, de la Brigada Provincial de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Valladolid.