Los misterios de la noche polar quedan al descubierto en el Museo de la Ciencia de Valladolid

La concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, ha presentado este martes el nuevo programa infantil de Planetario del Museo de la Ciencia de Valladolid. 

PLANETARIO EN VERANO

 

Con motivo de las vacaciones escolares y con el fin de adaptarse a la demanda, el Museo de la Ciencia de Valladolid ampliará, durante los meses de julio y agosto, su oferta infantil de Planetario de acuerdo a la siguiente programación:

 

De martes a viernes    

11:45 horas - El Cielo del Día (sesión en directo)

13 horas - Polaris (sesión infantil)

17 horas – La niña que sabía caminar al revés (sesión infantil)

18 horas - El Sueño de volar

 

Sábados y festivos

11:45 horas - El Cielo del Día (sesión en directo)

13 horas - Polaris (sesión infantil)

17 horas – La niña que sabía caminar al revés (sesión infantil)

18 horas - El Cielo del Día

19 horas - El Sueño de volar

 

Domingos

11: 30 horas - El Cielo del Día (sesión en directo)

12:45 horas - Polaris (sesión infantil)

Una proyección, bajo el nombre de 'Polaris', producida por el Planetario de Saint Étienne y patrocinada por Leche Gaza, que descubre a los más pequeños “el misterio de la noche polar”.

 

Un acto en el que estuvieron también el presidente de Leche Gaza, Heliodoro Rodríguez, así como la directora del Museo de la Ciencia, Inés Rodríguez y un grupo de alumnos del Colegio Lyceo Francés.

 

El espectáculo, de 30 minutos de duración y dirigido por Éric Frappa, ofrece al público algunas claves sobre el  método científico para posteriormente sumergirse en un viaje, a cúpula completa, alrededor de la Tierra y el Sistema Solar.

 

“Una divertida aventura protagonizada por James, un pingüino del Polo Sur, y Vladimir, un oso polar del Polo Norte”, tal y como explicó la concejala, “quienes construirán un observatorio y un submarino espacial para emprender una aventura en la que resolverán todas sus dudas, tanto científicas como astronómicas”.

 

Las características de los polos, las semejanzas y similitudes entre planetas, el concepto de gravedad o la inclinación de la tierra son algunos de los temas que se tratan en la película.

 

El elaborado guión, la calidad de las imágenes y el ritmo de la cinta consiguen mantener, en todo momento, la atención de los espectadores. Además, los  diferentes guiños a populares películas, como  Star Trek o Titanic, cautivarán al público más adulto.

 

El resultado de todo este trabajo es una multipremiada producción que ha recibido importantes reconocimientos como el Premio del público 2015, en el Festival Internacional FullDome Brno (República Checa); el Premio a la mejor película, en el Festival Internacional ‘Reflexiones del universo’, Yaroslavl (Rusia); el Premio del Público 2015 (3º lugar), en el Festival Internacional de Visualización Científica Koriyama (Japón); y el Premio del Público, en el Festival Astrofilm en Piestany (Eslovaquia).

 

“En definitiva, un excelente proyecto que invita a la observación”, resaltó Redondo, y que estará disponible en el Planetario del Museo de la Ciencia durante un año al precio de cuatro euros. 

 

Además, y con el objetivo de fomentar el bilingüismo, el Museo ofrecerá este programa, previa reserva, en castellano, francés e inglés.