Los ministros de Exteriores de la UE discuten el jueves "posibles acciones" para apoyar a Malí

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE mantendrán el próximo jueves en Bruselas una reunión extraordinaria para discutir la situación en Malí y las "posibles acciones" de la UE para apoyar a Bamako, según han informado fuentes diplomáticas y europeas.
BRUSELAS, 14 (EUROPA PRESS)



La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, ha confirmado que ha convocado una reunión extraordinaria de los ministros de Exteriores de los Veintisiete esta semana "para evaluar las posibles acciones de la UE en apoyo de Malí, incluido el rápido despliegue de la misión propuesta EUTM para entrenar y asesorar al Ejército maliense, la asistencia financiera y logística para el despliegue de la Misión Internacional de Apoyo a Malí (AFISMA) dirigida por los africanos y otro apoyo directo al Gobierno de Malí para ayudarle a afrontar la actual situación".

La jefa de la diplomacia europea ha confirmado en un comunicado que ha convocado la cita tras presidir una reunión de la Plataforma de Crisis sobre Malí que ha creado y tras mantener una conversación telefónica con el ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, "para discutir los acontecimientos recientes y las acciones que la UE podría dar en apoyo al Gobierno y pueblo de Malí".

"La UE sigue en contacto estrecho con otros actores internacionales, incluidos la Unión Africana, la CEDEAO y la ONU, para garantizar una respuesta internacional acorde con la situación", ha explicado Ashton en la nota.

Fabius anunció la reunión extraordinaria de los Veintisiete esta semana a petición de Francia para "tomar decisiones que permitan acelerar el despliegue de la misión de asesoramiento y entrenamiento europeo para el Ejército maliense".

La UE se ha comprometido por su parte a acelerar los preparativos para el despliegue de la misión militar de unos 400 efectivos para entrenar al Ejército de Malí, algo que no se producirá en todo caso hasta "la segunda mitad de febrero o principios de marzo", según el portavoz de Ashton, Michael Mann.

"El apoyo de nuestros socios es político y logístico", ha explicado el ministro galo en rueda de prensa. Fabius ha explicado que también se están "acelerando los preparativos para el despliegue de una fuerza africana" autorizada por el Consejo de Seguridad de la ONU y ha dejado claro que Francia no quiere "actuar sola en Malí y permanecer sola al lado de las autoridades de Bamako".

Precisamente este jueves también, los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, tienen previsto mantener sendas entrevistas en Bruselas con el presidente interino de Malí, Dioncunda Traoré, para discutir la situación en el país.

El presidente francés, François Hollande, anunció el pasado viernes que respondería afirmativamente a la petición de ayuda militar formulada por las autoridades malienses ante la ofensiva lanzada por los islamistas.

El operativo militar comenzó horas después cuando la Fuerza Aérea de Francia atacó a un convoy islamista que se dirigía a la capital maliense, Bamako. Desde entonces, ha ayudado a las fuerzas locales a recuperar la ciudad de Konna y ha bombardeado los bastiones islamistas en la ciudad de Gao.

De momento, sólo Reino Unido ha anunciado de los socios europeos que aportará apoyo logístico a la operación con el envío de dos aviones de transporte C-17, mientras que Bélgica estudia también enviar un avión de transporte y un hospital de campaña o unidades médicas.

Funcionarios estadounidenses han revelado a la agencia de noticias Reuters que Estados Unidos está apoyando en materia de transportes y comunicaciones la operación francesa. Las fuentes han detallado que dicho respaldo incluye el intercambio de información de Inteligencia, para lo cual la Casa Blanca está sopesando enviar a Malí un pequeño grupo de aviones no tripulados ('drones').

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) también participa en el operativo militar para apoyar a Bamako. Se espera que en las próximas horas llegue el primer grupo de los 3.300 efectivos que la organización regional prevé desplegar en Malí.

La crisis política en Malí se desató el pasado mes de marzo, cuando un nutrido grupo de militares descontentos por la falta de recursos suministrados por el Gobierno para combatir al Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) en el norte dio un golpe de Estado.

Aprovechando el caos institucional, los rebeldes tuareg se hicieron con el control de las tres regiones que forman el Azawad --Tombuctú, Kidal y Gao-- y proclamaron unilateralmente su independencia, aunque este movimiento no contó con el reconocimiento de la comunidad internacional.

Sin embargo, los grupos islamistas presentes en el norte de Malí --Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO) y Ansar Dine--, rápidamente expulsaron al MNLA del Azawad, donde, desde entonces, imponen la 'sharia'.