Los mercados municipales de Valladolid piden una urgente puesta a punto

La Concejalía de Medio Ambiente ha realizado un estudio en estos seis primeros meses de mandato, se han descubierto los puntos “precarios” y el objetivo es potenciarlos desde este 2016.

PRINCIPALES MERCADOS MUNICIPALES

 

Del Val: En plena rehabilitación, se espera recuperar la antigua ubicación en el mes de mayo tras varios retrasos. Pronto saldrán a concurso los puestos vacíos.

 

Campillo: Desde el cierre del aparcamiento, los comerciantes se han resentido en sus ventas. Terminó su concesión en 2011 y debe renovarla.

 

Rondilla: Concesión hasta 2017. Siete puestos de 41 cerrados.

 

López Gómez: Cinco años desde que también caducó su concesión. También con varios puestos cerrados.

 

Delicias: Concesión por veinticinco años desde 2002. Cuenta con 37 puestos y seis están cerrados. Se quieren sacar a concurso este 2016.

Quizá paseando por las calles pueda escucharlos, mientras va con el carrito de la compra o se prepara para cargar las frutas, las verduras o el pescado en su coche. ¿No los oye? Son los mercados municipales de Valladolid, repartidos por toda la ciudad, que cada día que pasa se encuentran en una situación más precaria y piden auxilio. Los datos lo dicen claro, el Ayuntamiento lo reconoce, cada vez hay menos personas que acuden a estos espacios, arrollados por las grandes superficies, para llevarse a casa sus productos. Pero esto podría cambiar en 2016, o al menos eso es lo que se pretende desde el Consistorio.

 

Bien es cierto que la realidad a día de hoy, es desoladora. El Mercado del Val, en plena rehabilitación y condenado a quedarse en la Plaza del Poniente hasta mayo –se supone que la fecha tope era esta pasada Navidad-, no se encuentra en su mejor momento. El del Campillo está a la baja desde que se cerró su aparcamiento. Y del de López Gómez mucha gente ni conoce de su existencia, mientras continúa cerrando puestos. Pero hay visos para la esperanza. En la Concejalía de Medio Ambiente ya se han puesto manos a la obra.

 

“En los primeros meses de Gobierno hemos valorado un poco la situación de cada uno de estos mercados municipales”, comienza explicando María Sánchez, la edil del área, antes de realizar un escaneado exhaustivo. “El del Val está en rehabilitación y desde que hemos entrado hemos acelerado los trámites para intentar que el modificado estuviera cuanto antes”, hace ver la edil, dando a entender que los pliegos para rellenar los puestos vacíos saldrán pronto.

 

“En los próximos meses se verá el resultado de todo este trabajo. Hemos trabajado contrarreloj, se nos dijo que no faltaba nada para hacer el modificado y hemos tenido que hacer hasta nueve trámites”, se justifica Sánchez. Pero no se trata del único espacio con problemas en la actualidad. Otro mercado municipal como es el del Campillo terminó su concesión legal en junio de 2011, y hace algo más de un año cerró un aparcamiento que los comerciantes echan mucho de menos.

 

“Hablamos con ellos para intentar encontrar soluciones y sobre todo ver si es posible abrir de nuevo el parking. Ahora estamos en esa fase, tratar de sacar a concurso público la gestión del aparcamiento tras las obras de rehabilitación o si se sacan a la vez que los puestos de venta que están vacantes”. Sí, y es que aquí también hay persianas que están permanentemente bajadas.

 

Y aunque puedan considerarse los dos principales, no son los únicos. La crisis también ha sacudido al de la Rondilla, con siete de sus 41 puestos cerrados, y el de la calle López Gómez, que acumula cinco años sin concesión y con varios huecos entre tenderete y tenderete. El de Delicias, por su parte, tiene seis de sus 37 puestos cerrados.

 

ESTUDIO Y RENOVACIÓN

 

Así las cosas, y con la Concejalía manos a la obra, solo queda echar imaginación y tratar de aprovechar los recursos económicos, no especialmente altos, que puedan proporcionarse desde el Ayuntamiento. “Cuando cierran puestos en estos mercados es un problema, porque da la sensación de que se van deteriorando”, asume María Sánchez. “Lo primero que queremos hacer desde la Concejalía es regularizarlos todos”.

 

Pero no todo es buena intención, claro. “Estamos intentando hacer las mejoras oportunas en los edificios correspondientes para sacar esos puestos, y segundo, tiene que haber una campaña de rehabilitación del mercado tradicional y de proximidad”, incide la concejal, quien reconoce que tiene “muchas ideas” encima de la mesa, como la de comenzar con el reparto a domicilio en coches eléctricos, una idea todavía por madurar.

 

Claramente todo pasa por una mejora de la imagen de estos espacios, algo oscuros y poco llamativos en algunos casos. “Nos hemos encontrado con la precariedad de los puestos, ese es el primer paso para revitalizarlos de manera que hay preocupación pero también ilusión porque lo que está por venir”, se muestra optimista Sánchez.

 

“Con buena coordinación entre todos los mercados vamos a conseguir dinamizarlos. No es solo cuestión de presupuestos, sino también de ofrecerlos atractivos y dar publicidad, dinamizar. Hay muchas vías, como a través de redes sociales, con actividades en los mercados... como se hace en otras ciudades. Hay muchas posibilidades”, concluye la concejal. Aunque por ahora son solo cosas por madurar, mientras los mercados municipales siguen clamando por una puesta a punto.

El Mercado Municipal del Campillo continúa con su aparcamiento cerrado. JUAN POSTIGO

Noticias relacionadas