Los líderes populares evitar hablar de las revelaciones de Bárcenas

El expresidente se limitó a levantar el brazo y negó con la cabeza 'no, no' mientras esbozaba una sonrisa.

  

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y el expresidente del Gobierno José María Aznar han evitado este domingo cualquier mención a la corrupción o al llamado 'caso Bárcenas' durante la clausura del Campus FAES, pese a que los intentos de la prensa por recabar una valoración de ambos al hilo de las revelaciones del diario 'El Mundo' sobre la supuesta financiación ilegal del PP en los últimos 20 años.

 Aznar llegó alrededor de las 11.50 al Centro Fray Luis de León de Guadarrama --donde se ha celebrado esta semana el curso de verano de la fundación FAES -y los periodistas le pidieron expresamente que se acercara para pronunciarse sobre las últimas informaciones sobre el extesorero del PP. El expresidente se limitó a levantar el brazo y negó con la cabeza 'no, no' mientras esbozaba una sonrisa.

  

Con Rajoy la prensa lo intentó de nuevo al término de su discurso en el campus FAES, donde en esta ocasión ni siquiera hizo una mención al paquete de regeneración democrática que impulsa su Gobierno para mejorar la lucha contra la corrupción, unas medidas a las que ha aludido en varias ocasiones cuando se le ha preguntado por el caso Bárcenas.

 

"¿Qué piensa de las revelaciones de Bárcenas? ¿Ha habido financiación ilegal en el PP?", han preguntado los periodistas a Rajoy y Aznar cuando ambos abandonaban el salón donde han pronunciado sus conferencias, en medio de un tumulto de militantes del PP que quería saludarlos y hacerse fotos con ellos.

    

El diario 'El Mundo' abre su edición de este domingo con una larga conversación de su director Pedro J. Ramírez con el extesorero del PP Luis Bárcenas, en la que asegura que el partido durante al menos los últimos 20 años ha estado financiándose de forma ilegal, recibiendo donaciones en metálico de constructores y otros empresarios que a su vez obtenían adjudicaciones o contratos con las administraciones gobernadas por el partido.

  

El director de 'El Mundo' explica en su artículo que de acuerdo con la versión de Bárcenas parte del dinero entregado se ingresaba en las cuentas bancarias del partido, parte se destinaba a pagar en negro el sobrecoste de las campañas electorales para eludir la fiscalización del Tribunal de Cuentas y otra parte se quedaba en la caja fuerte y era utilizado para "otros fines", principalmente sobresueldos en metálico a la cúpula del PP.

 

APRETÓN DE MANOS Y PALMADITA EN LA ESPALDA

  

Aznar ha recibido a Rajoy pocos minutos antes de las 12.00 horas con un apretón de manos y una palmadita en la espalda. Ambos han posado juntos unos minutos ante los periodistas mientras dedicaban parte de su conversación a hablar sobre las vacaciones de verano, según pudieron captar los micrófonos.

  

Se trata de la primera vez que aparecen juntos en público desde el pasado 26 de noviembre, cuando se les fotografió delante del cartel de presentación del primer volumen de memorias de Aznar, en el que revela algunas de las decisiones más controvertidas de su mandato, entre ellas la de que eligió a Mariano Rajoy después de que Rato rechazara "dos veces" ser su sucesor.

 

Este encuentro había generado una gran expectación porque se ha producido tras las duras críticas que el exjefe del Ejecutivo lanzó el pasado 21 de mayo contra la gestión de su sucesor en una entrevista en Antena 3. Entre otras cosas, le exigió una acción política más decidida y el cumplimiento del programa electoral con el que ganó las elecciones, aplicando medidas como bajar ya los impuestos.