Los Lakers sufren la peor derrota de toda su historia

Gasol se lesión en el partido contra los Brooklyn Nets

La pésima temporada de Los Angeles Lakers tocó fondo la pasada madrugada en el derbi de la ciudad californiania, donde los Clippers endosaron a sus vecinos la peor derrota de su historia, una paliza por 48 puntos (94-142) que mancha la historia de una franquicia con 16 anillos en su palmarés.

 

 

ESTADÍSTICAS DE JUGADORES ESPAÑOLES

PAU GASOL: 21 puntos, 7 rebotes y 1 asistencia.

SERGE IBAKA: 18 puntos, 5 rebotes, 3 tapones, 2 asistencia y 1 robo.

En un curso plagado de lesiones -saltaron a la pista sin Kobe Bryant, Steve Nash, Nick Young y Jordan Hill- y condenado a ser un año de transición desde el inicio, los Lakers se hundieron como nunca en su historia frente a un rival que "olió la sangre y asesinó", en palabras del técnico angelino, Mike D'Antoni.

Pau Gasol (21 puntos, 7 rebotes) fue lo único salvable en un partido que los Lakers empezaron bien (20-13). Sin embargo, en el ecuador del primer cuarto se produjo el apagón general del equipo que aprovecharon los Clippers en un segundo parcial histórico (13-44).

Hasta ocho jugadores del equipo que actuaba esta vez como visitante alcanzaron dobles dígitos de anotación, un festival ofensivo que generó la mayor victoria a domicilio en la historia del equipo de 'Doc' Rivers. Darren Collison (24 puntos) y Blaker Griffin (20 puntos, 11 rebotes) fueron los mejores de un equipo que apabulló en el rebote (64-33).

Pese a que las estrellas de los Clippers descansaron en un último cuarto intrascendente, en el último cuarto llegaron a superar el medio centenar de puntos de ventaja (91-142). Para entonces, la mayoría de la afición ya había abandonado el Staples Center, resignada con un equipo colista en solitario de la Conferencia Oeste y que cuenta los días para que acabe una temporada aciaga.

BUEN PARTIDO SIN PREMIO PARA IBAKA

Por su parte, Oklahoma City Thunder ven peligrar su liderato en el Oeste tras caer en su visita a Phoenix Suns (128-122). Este tropiezo, sumado al triunfo de San Antonio Spurs frente a Miami Heat (111-87) en la reedición de la última final de la NBA, reduce a una sola victoria el margen sobre el equipo tejano.

El equipo de Serge Ibaka, autor de 18 puntos y 5 rebotes, dominó gran parte del encuentro, pero se vino abajo al final del tercer cuarto, cuando encajó un parcial de 23-2 con un festival local desde el perímetro. El gran responsable fue Gerald Green (41 puntos y 8/13 en triples), aunque en los dos últimos minutos, que comenzaron con empate (118-118), fue Goran Dragic el verdugo de Oklahoma, que no sacó partido de los puntos de Russell Westbrook (36) y Kevin Durant (34).