Los hosteleros de Valladolid prudentes ante el posible repunte que supondría Navidad

BORIS GARCÍA

Con diciembre llega Navidad, las comidas y cenas de empresa y una esperanza de repuntar la economía hostelera en Valladolid.

Las fiestas navideñas van ligadas a una serie de cosas sin las que no entenderíamos igual la Navidad. Una de ellas son las comidas y cenas de empresa, citas ineludibles y muy esperadas que con la llegada de la crisis perdieron muchos adeptos. Últimamente se habla de un posible repunte que algunos ponen en entre dicho y ante el que los hosteleros caminan con pies de plomo.

 

Tras un mes de noviembre flojo en lo que a hostelería se refiere, llega diciembre con “expectativas”, augura Jaime Fernández, presidente de la Asociación de Hosteleros de Valladolid. “Esperamos que el repunte sea efectivo y tiremos para adelante”.

 

Los fines de semana más demandados corresponden al del 12 y 19 de diciembre. Los jueves y viernes son los días preferidos para comidas y cenas de empresa mientras que los sábados son elegidos por los grupos de amigos. No son muchas las empresas que continúan corriendo con los gastos de estas reunioness y son los propios empleados los que pagan su plato si deciden acudir a una.

 

“Ahora mismo hay más cenas de amigos o trabajadores que se juntan que de empresas y si vienen con la empresa se lo pagan ellos. Es por esto que los presupuestos son más ajustados”, explica Raúl, responsable de El Prado de Laguna de Duero.

 

Debido a este cambio, los menús elegidos son más asequibles que antes. Un repertorio que incluya al menos un entrante un segundo plato y la famosa copa de cava que se ajuste a un precio de entre 22 y 30 euros.

 

Poco a poco la cena de Nochevieja va cogiendo fama entre los vallisoletanos y cada vez son más las personas que se animan a salir a cenar fuera. También son más los que ofrecen servicio en la última noche del año.

 

Es el caso de la Sidrería Lur que lleva dos años consecutivos celebrando la cena de Nochevieja y que el último año reunió a 70 comensales. “A un mes de la fecha, este año ya contamos con 35 reservas”, explica Patxi, su propietario.

 

El repunte del que se habla aún no se ha materializado y habrá que esperar a enero para hacer un balance exacto. Pero la ilusión que no falte.