Los Heat de LeBron James buscan el 'threepeat' ante una competencia feroz

Miami Heat, último campeón de la NBA

Los Miami Heat, campeones de la NBA los últimos dos años, parten como los grandes favoritos para lograr su tercer título consecutivo aunque u competencia ha aumentado.

Los campeones apenas han tocado su bloque ganador. Con la única incógnita de cómo responderán su plantilla a tener un año más y posiblemente menos hambre de triunfo, las adquisiciones de Michael Beasley y Greg Oden aparecen como dos refuerzos imprevisibles.

En su propia conferencia, la Este, Miami tendrá varios equipos ansiosos de triunfo. Comenzando por los Indiana Pacers, que el curso pasado les forzaron siete partidos en la final del Este y para esta temporada han mejorado su gran punto débil, el banquillo, con fichajes como el del argentino Luis Scola.

La vuelta de Derrick Rose a los Bulls, tras una temporada en blanco por una lesión de rodilla, devolverá también a Chicago a la primera plana. El conjunto de Thibodeau será candidato a destronar a Miami partiendo de sus dos grandes poderes, una defensa excepcional y contar con el talento del 'MVP' más joven de la historia.

En Nueva York, la rivalidad creciente entre Knicks y Nets dará esta campaña un paso más. Los Knicks cuentan con la base del año pasado, un equipo de enormes posibilidades ofensivas y con Carmelo Anthony como factor diferencial. Pero serán sin duda sus vecinos de Brooklyn los que generan más expectación. Con el proyecto más caro en salarios de toda la historia, los Nets han formado una plantilla de lujo con las llegadas de Kevin Garnett y Paul Pierce -ambos procedentes de Boston- y aspiran a todo.

Con el técnico Jason Kidd al mando -novato en los banquillos pero con una legendaria carrera como jugador a su espalda-, Brooklyn es uno de los grandes enigmas, para bien y para mal, de un Este en la que también podrían comenzar a despegar los Detroit Pistons o los Cleveland Cavaliers.

LOS 'INTERMINABLES' SPURS, RIVAL A BATIR EN EL OESTE

En el otro lado del país, el actual campeón de la conferencia Oeste, los San Antonio Spurs, vuelven a ser centro de las miradas. Un año más veteranos pero con la magia intacta, el conjunto de Gregg Popovich, con Tim Duncan, Tony Parker o Manu Ginóbili aún con hambre competitiva, volverá a ser candidato a regresar a unas Finales que este curso estrenan formato de 2-2-1-1-1, diferente con respecto al 2-3-2 de los últimos años.

Con esperanza de desbancar al proyecto eterno de San Antonio, se encuentran en los Oklahoma City Thunder, un conjunto liderado por el magnético Kevin Durant y Russell Westbrook -éste último comenzará el curso lesionado- y que además cuenta con la progresión de Serge Ibaka, o en Los Angeles. Sin embargo, no serán los habituales Lakers sino sus vecinos los Clippers, que tienen la mejor plantilla de su historia y al reputado Doc Rivers en el banquillo para dar por fin el paso hacia la super élite.

Los Houston Rockets, con el flamante fichado de Dwight Howard para unirse a James Harden, y los Golden State Warriors, con la llegada de Andre Iguodala a uno de los bloques con más talento joven de toda la NBA, podrían aspirar a dar una sorpresa que también pretenden los Memphis Grizzlies de Marc Gasol, que tras jugar el curso pasado la final de conferencia aspiran a repetir éxito con un conjunto sin grandes cambios pero sí con otro técnico, el novato Dave Joerger.

Con la clasificación para 'Playoffs' en mente saldrán a competir los Dallas Mavericks de José Manuel Calderón, los Minnesota Timberwolves de Ricky Rubio y los Portland Trail Blazers de Víctor Claver.

 

TEMPORADA DIFÍCIL PARA GASOL

 

Mientras que vivirán una temporada difícil Los Angeles Lakers de Pau Gasol, que con Kobe Bryant lesionado en el Aquiles dejará huérfano a un equipo con muchos cambios y que tendrá problemas para llegar a un puesto de 'Playoffs'.


De ese modo, con varios equipos deseando poder acabar con el imperio de Miami, la nueva temporada de la NBA comienza este martes con las mismas bases de siempre, espectáculo y talento en la mejor competición de baloncesto del planeta, que plantea casi ocho de exigente competición hasta conocer al mejor equipo del mundo.