Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Los hachazos de Messi y Suárez le bastan al Barça

Messi celebra el gol

El FC Barcelona ha ganado este miércoles al UD Almería (4-0) en el Camp Nou gracias a dos hachazos de Messi y Suárez que abrieron un partido insípido en el que el Barça no se exprimió, porque tampoco le hizo falta.

FICHA TÉCNICA.


FC BARCELONA: Bravo; Alves (Montoya, min.64), Bartra, Mascherano, Adriano; Sergi Roberto, Rakitic (Rafinha, min.67), Xavi; Messi, Suárez y Pedro.

UD ALMERÍA: Julián; Antonio Marín, Ximo, Trujillo, Casado; Wellington (Soriano, min.56), Thomas, Corona, Edgar Méndez (Zongo, min.72); Espinosa (Mané, min.78); y Thievy.

GOLES

1-0. Min.34, Messi.

2-0. Min.55, Suárez.

3-0. Min.75, Bartra.

4-0. Min.90, Suárez.

ÁRBITRO: Hernández Hernández (C. Las Palmas). Amonestó a Mascherano (min.43) en el FC Barcelona y a Thievy (min.55), Casado (min.87) en el Almería.

ESTADIO: Camp Nou, 73.837 espectadores.

No era necesario jugar bonito ni maravillar a nadie, pero sí ganar para no ceder puntos ante Real Madrid, Atlético de Madrid, Valencia y resto de perseguidores. Ante las semanas de aúpa que le vienen al Barça, este partido era 'a priori' el más asequible y lo ganaron pero sin brillar pese a la goleada final. Lograron los 3 puntos sin convencer, pero los deberes están hechos. Y se evitó un empate o una derrota que comportarían haber perdido muchos números para ganar la Liga.


El '10' acudió al rescate. ¿Que el partido está bloqueado? ¿Que el Almería está cómodo? Aparece Messi por su banda derecha, planta a Casado, mira dónde está Julián y con la zurda, su pierna 'mala', la coloca al palo largo con una rosca perfecta y abre la lata. Así lo hizo Messi para romper a un Almería que cada vez estaba más bien plantado. Y acabó con su racha de tres partidos sin marcar, desde el doblete en Eibar.

El argentino le puso la pizca de sal al partido, le puso emoción, pero tampoco pudo crear demasiado más. Contagiado por el juego insípido colectivo, apareció más que otros, estuvo menos fallón que Pedro o Suárez, y sí abrió la lata con una jugada marca de la casa. Pero el Barça tuvo problemas para jugar rápido, para abrir juego, para cambiar de banda intentando romper el 4-4-1-1 de los almerienses.

De todos modos, y con el mismo guión pero con una mejora del Barça, los de Luis Enrique cerraron el partido en la primera media hora de la reanudación. Primero con Suárez, y de gol similar al de Messi. Recibió por la derecha, también se zafó de Casado y con la zurda envió otro trallazo a Julián, que esta vez rozó el balón pero no lo suficiente como pare evitar el tanto del uruguayo. El Barça su ponía 2-0 con dos latigazos, dos destellos de sus estrellas, pero sin saber dominar por completo en faceta ofensiva.

Y aún así llegó el tercero. Centro de Xavi de córner y Marc Bartra marcó el tercero llegando muy bien desde atrás, descartado, para rematar a placer y seguir cambiando la historia ofensiva del Barça. Y es que ya van tres goles en sendos partidos en jugada de estrategia. Esta vez no fue Mathieu ni Piqué, sino Bartra, el central encargado de marcar y, de paso, cerrar el partido del todo. Pudieron llegar más, como en una falta directa botada por Messi en la que se lució Julián, pero fue Suárez quien firmó el doblete, ya con el tiempo cumplido, a pase 'de la muerte' de Pedro.

El Barça ofreció, eso sí, una primera parte floja, sin poder crear peligro a un cerrado Almería y sin que se avistara un posible cambio en su guión. Empezó fuerte con presión alta y tuvo alguna ocasión con Suárez o Messi, pero pronto se apagó, se acomodó en el ritmo lento y el partido soso que propuso el equipo almeriense. Y si se fue al descanso ganando fue por tener a Messi en sus filas. En la segunda, ganó más por el colectivo, de menos a más pero tampoco sin esforzarse más de la cuenta.

De hecho, el Almería tuvo un par o tres de ocasiones para marcar. Puede que el Barça se notara superior, que pensara que tarde o temprano llegaría el gol, pero no lo buscó y no generó ocasiones como para pensar así. Y, por contra, un Almería de un Sergi Barjuan que regresaba al Camp Nou con nuevo equipo y un solo entrenamiento en su mochila, sí pudo sentirse bien por sus primeros 45 minutos. Bajó el rendimiento en la segunda parte, pero evitaron una goleada mayor que les hubiera hundido más. Eso sí, Thomas se lució en un golazo, anulado, de tijera, en un atisbo de esperanza para el futuro.

BUEN DEBUT DE SERGI EN 'SU CASA'

Este fue el primer partido de Sergi Barjuan en el banquillo del Almería, y lo pasó con buena nota. Poco puede notarse de un técnico con apenas un entrenamiento y varios silbidos para corregir posiciones en un escenario enorme como es el Camp Nou. Y además eso, volver a la que fue tu casa durante nueve temporadas con el primer equipo. Jugar contra un Barça cuya camiseta defendiste en 452 ocasiones, y hacerlo contra Luis Enrique y Xavi, excompañeros de vestuario. Buenas maneras de un Sergi que tendrá que trabajar mucho, sobre todo en su defensa, para salvar al Almería.