Los ganaderos salmantinos han cerrado diez explotaciones de vacuno de leche en solo tres años

La producción de leche en Salamanca se sitúa en penúltimo lugar de Castilla y León con 39,33 millones de litros, solo por encima de Soria.

La comunidad autónoma de Castilla y León ha perdido un total de 238 explotaciones de vacuno de leche en los tres últimos años con un descenso del 0,58 por ciento en las entregas, que en 2013 alcanzaron los 769.493.754 kilos.

  

Según los datos facilitados por la Alianza por la Unidad del Campo, formada por UPA y COAG en Castilla y León, y recogidos por Europa Press, la comunidad autónoma de Castilla y León ha pasado de las 2.327 explotaciones de vacuno de leche censadas en 2010 a 2.089 registradas en 2013, un 10,22 por ciento menos.

  

En cuanto a las entregas, la evolución también ha sido negativa (-0,58 por ciento) y ha pasado de 774.014.367 kilos en el año 2010 a los 764.493.754 del pasado ejercicio.

  

La provincia más afectada por la pérdida de explotaciones de vacuno de leche ha sido León, con 127 granjas menos (de 826 a 699), seguida de Zamora, con 28 explotaciones menos (de 294 a 266); Ávila, con 21 menos (de 314 a 293), y Valladolid, con 14 menos (de 127 a 113). Por su parte, Palencia ha perdido 15 explotaciones (de 320 a 305); en Burgos y en Salamanca han cesado diez explotaciones de vacuno de leche en cada caso (de 187 a 177 y de 126 a 116 respectivamente), con 7 menos en Segovia (de 127 a 116) y sólo una menos en Soria (de 6 a 5).

  

La mayor producción corresponde precisamente a la provincia de León (202,09 millones de kilos), seguida de Palencia (133,92 millones), Ávila (112,12 millones), Zamora (92,80 millones), Segovia (72,19 millones), Valladolid (64,98 millones), Burgos (48,00 millones), Salamanca (39,33 millones) y Soria (4,02 millones), con descenso de entregas de leche en Burgos, León, Segovia, Soria y Valladolid e incrementos en Ávila, Palencia, Salamanca y Zamora.

  

Para UPA y COAG, esta cifra refleja la situación que han sufrido los ganaderos de Castilla y León en los últimos años con "precios ruinosos" y con unos costes de producción "inasumibles" para el mantenimiento viable de sus explotaciones.

  

Del mismo modo, han advertido de que la desaparición de las cuotas lácteas a partir de 2015 sin establecer ninguna compensación para los titulares perjudicará "muy gravemente" al sector de vacuno, al que se discriminará respecto a otros, con la desaparición además del patrimonio "que tanto esfuerzo económico ha supuesto a los ganaderos en los últimos años".

  

Según sus cálculos, el valor actual de la cuota de los ganaderos de leche de Castilla y León podría ascender a 130 millones de euros "que desaparecerá de un día para otro una vez que se aplique la reforma de la PAC negociada recientemente".