Los ganaderos disparan el nivel de una feria olvidada por la Diputación de Salamanca

(Foto: Chema Díez)
Ver album

El recinto ferial de Salamanca acoge, del 4 al 7 de marzo, un certamen, concurso, exposición y venta de ganado de varias razas de vacuno con un nivel cada vez más elevado en la calidad de los animales, que dista mcuho del apoyo que ofrece a los profesionales la Diputación.

El recinto ferial de Salamanca acoge, del 4 al 7 de marzo, a más de 200 cabezas de ganado de un nivel cada vez más elevado, gracias a la incansable labor de los profesionales de sector, pendientes de las últimas innovaciones en genética para que su explotación sea cada vez más rentable.

 

Éste es, sin duda, el lado positivo de una feria, concurso, exposición y venta de ganado de las razas Limusín, Charolés, Angus y Blonda que aglutina a los mejores profesionales de Castilla y León y que cada vez invierten más tiempo y dinero en la mejora de sus animales en todos los sentidos.

 

En el otro lado, el más negativo y preocupante de todos, está el olvido al que somete la Diputación de Salamanca a esta feria, sin incluirla dentro del calendario oficial y sin la subevnción que sí concede a los ganaderos en la feria de septiembre con el fin de llenar el recinto y poder presumir de ello.

 

En este certamen, que ha cambiado de fecha en los últimos años sin contar con una definida y sin ayudas, no tiene el apoyo económico necesario y pese a ello los ganaderos de la provincia, de Castilla y León y de otras comunidades (en menor medida) elevan el nivel de la misma, dejando en evidencia a la institución que preside Javier Igleias que tan solo busca una foto más en la inauguraciópn del certamen.