Los ganaderos de ovino de Castilla y León recibirán 36 euros por oveja, seis más que en el periodo anterior

El censo de ganado ovino en Salamanca asciende a 417.181 animales, la segunda mejor cifra de Castilla y león tras Zamora. La nueva PAC ha considerado a este sector como "vulnerable".

 

MEJORA GENÉTICA

 

La Consejería de Agricultura y Ganadería está colaborando con el Centro para la Mejora Genética de ovino y caprino de Castilla y León (OVIGEN) para la promoción y desarrollo de la selección genética de las razas ovinas y caprinas y su difusión al sector, con la finalidad de incrementar la rentabilidad de las explotaciones.

 

Estos acuerdos han propiciado el avance genético de dichas especies, mejorando sus producciones, incrementando la rentabilidad de las explotaciones, así como la calidad de sus productos.

 

Además, se ha logrado incrementar la producción en las explotaciones de ovino de leche de la Comunidad al pasar de 261.771 toneladas en 2007 a 385.328 toneladas en 2013 lo que supone un aumento del 47 %. Por explotación se ha pasado de 51.513 litros en 2007 a los 118.090 litros por explotación en 2013, lo que supone un aumento del 128 %.

 

Castilla y León se ha convertido en una exportadora de dosis seminales de las razas ovinas y caprinas explotadas y de animales vivos. En 2013, se han exportado con destino vida más de 20.000 animales con destino Bulgaria, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Portugal y Rumanía.

 

Ovigen, en colaboración con la Consejería, como ha avanzado la consejera, desarrollará un proyecto de selección genómica que permitirá acortar de cuatro años a seis meses el periodo para conocer el potencial productivo de un animal. Se trata de una investigación fundamental para después inseminar a las ovejas con el mejor semen lo que va a incidir directamente en un aumento de fertilidad de los rebaños y en un aumento de producción de leche por oveja.

 

El sector del ovino ha sido considerado de cara a la nueva PAC como vulnerable por lo que recibirá una ayuda asociada importante.

 

Los ganaderos de ovino van a recibir anualmente unos 100 millones de euros en ayudas directas de la PAC lo que representa un 22 % más de lo que venían percibiendo mediante el pago único hasta ahora. El importe estimado por oveja estará en torno a 36 euros frente a los 30 que venían percibiendo hasta ahora.

 

Además, en el caso de Castilla y León, la Consejería de Agricultura y Ganadería ha puesto en marcha, a través del Programa de Desarrollo Rural, una medida de apoyo a aquellos productores que se comprometan a efectuar un pastoreo racional de las superficies de pastos y rastrojeras y contribuyan a su mejor mantenimiento. Esta medida cuenta con un presupuesto global de 62,5 millones de euros.

 

La ayuda variará entre los 25 €/ha de superficie de pastos y rastrojera hasta los 52,5 euros por hectárea de superficie de superficies forrajeras si el desplazamiento es a pie.

 

También a través del Programa de Desarrollo Rural, el sector ovino/caprino recibirá apoyo desde el punto de vista de la calidad de las producciones a través de la medida `Regímenes de calidad de los productos agrícolas y ganaderos´, que tiene el objetivo de favorecer la incorporación de ganaderos que apuesten por la calidad.

 

Esta medida cuenta con un presupuesto de 1,5 millones de euros para el periodo 2014-2020 y consistirá en un pago anual, durante 3 años, que cubre el 100 % de los costes elegibles.

 

Junto a estas medidas, el sector ovino también será considerado como un sector prioritario en el marco de las diferentes líneas de ayuda del PDR en las que tendrá un tratamiento preferenciado y que se traducirá en un incremento de las ayudas percibidas por los ganaderos de ovino.

 

Las medidas son: apoyo al rejuvenecimiento en este sector; apoyo a las inversiones más importantes y necesarias para la modernización y mejora de las explotaciones de ovino tales como apriscos; salas de ordeño y maquinaria; creación de agrupaciones y organizaciones de productores en el sector agrícola y apoyo a las inversiones en la industria que transforma sus producciones (cárnica y láctea)y que juegan un papel clave en el desarrollo de zonas rurales de Castilla y León por su habitual ubicación en el medio rural y su incidencia en la creación de empleo.

 

Se trata, como ha explicado la consejera, de unas medidas orientadas al mantenimiento de la actividad que el sector debe aprovechar apostando por la innovación para conseguir un incremento de la productividad y una mayor competitividad, la búsqueda de nuevos mercados, y la organización de las producciones.

 

CENSO

 

Por otro lado, en lo que se refiere al censo, Salamanca cuenta con 417.181 animales, la segunda mejor cifra de Castilla y león tras Zamora.

 

 

APOYO PÚBLICO AL SECTOR DEL OVINO

 

El apoyo al sector ganadero de ovino de Castilla y León, ha venido dado por diferentes líneas de ayuda, que de manera directa e indirecta han contribuido a la modernización y competitividad del sector.

 

En primer lugar, por la mejora de la calidad de la leche cruda de oveja, con inversiones en bienes de equipo para la mejora de la calidad de la leche, y ayudas directas para el control lechero y proyectos de Investigación, en materia de sistemas de producción más eficientes y sostenibles, mejora de la calidad de la leche y el rendimiento quesero.

 

También se fomenta la competitividad del sector con la incorporación y modernización de las explotaciones, apoyando la incorporación y la adquisición de tecnología y compra de animales con el fin de modernizar las explotaciones y con ayudas al Sector Cooperativo de Ovino (Carne/Leche).

 

La Genética es otra de las principales líneas que se apoyan mediante ayudas destinadas al fomento de sistemas de producción de razas ganaderas autóctonas en régimen extensivo en Castilla y León, a razas ganaderas autóctonas en peligro de extinción, a los programas de mejora genética de razas ganaderas y apoyo al Centro para la mejora Genética de ovino y caprino de Castilla y León (OVIGEN), para el desarrollo de la selección y mejora genética del sector ovino y caprino.

 

Todas estas líneas de ayuda, suponen un apoyo público a este sector, desde el año 2000, superior a los 183 millones de euros, que habrían generado una inversión cercana a los 305 millones de euros.

 

CALIDAD DEL SECTOR DEL OVINO

 

Desde el año 2009, tal y como se ha puesto de manifiesto en la jornada AgroHorizonte, se ha duplicado el número de lechazos etiquetados bajo figuras de calidad. Los lechazos de calidad además reportan un mayor beneficio a los ganaderos dado que el amparado bajo figura calidad tiene un precio un 14 % superior al resto del lechazos.

 

La consejera ha recordado que desde el Gobierno autonómico se ha realizado, en los años 2010, 2011 y 2014, acciones de promoción del lechazo bajo la marca ‘Tierra de Sabor’. Los resultados demuestran unos incrementos de ventas de hasta un 80 % en las grandes cadenas de distribución a nivel nacional.

 

Éstas han sido unas de las principales acciones de promoción de alimentos realizadas con el apoyo del distintivo del corazón amarillo. Lo más relevante de la producción es su origen de Castilla y León, comunidad que abastece el 76 % del mercado nacional de lechazo y se reconoce con un etiquetado que garantiza su origen, calidad y la trazabilidad del producto.