Los forenses confirman que la muerte de Avelino fue causada por un fuerte golpe en el cráneo

Juicio (Foto: Archivo)

La tercera jornada del juicio con jurado celebrada hoy ha estado centrada exclusivamente en la práctica de las pruebas periciales, fundamentalmente relativas a las causas de la muerte de 'Chacu'.

Forenses que practicaron la autopsia a Avelino C.P, de cuya muerte responde en los últimos días en la Audiencia de Valladolid el constructor Juan Manuel E.P, sostienen que la víctima fue primeramente acuchillada a la altura del corazón pero que la muerte, prácticamente en el acto, se la produjo un brutal golpe recibido en la cabeza que le produjo múltiples fracturas, y ello sin que tuviera la más mínima oportunidad de defenderse.

  

La tercera jornada del juicio con jurado celebrada hoy ha estado centrada exclusivamente en la práctica de las pruebas periciales, fundamentalmente relativas a las causas de la muerte de 'Chacu', quien, según los médicos-forenses, recibió inicialmente hasta seis heridas de arma blanca a la altura del hemitórax superior izquierdo, dos de las cuales, mortales de necesidad, perforaron el pulmón y llegaron incluso al corazón, lo que provocó a la víctima una gran hemorragia.

  

Sin embargo, ambos profesionales, en declaraciones recogidas por Europa Press, han advertido de que no fueron las cuchilladas -posiblemente con un arma de 10 centímetros de longitud de hoja- las causantes de su óbito, sino el golpe "de gran magnitud" -descartan que fuera fruto de una caída- recibido en la cabeza con un objeto "contundente" que le provocó el estallido de la bóveda craneal, con pérdida de masa encefálica, y "la muerte casi instantánea".

  

"Es cómo cuando una nuez queda rota en múltiples pedazos", ha resumido gráficamente uno de los dos expertos, quien, al igual que su compañera, apunta que mientras tanto la víctima no tuvo oportunidad de defenderse, puesto que no hallaron en sus manos los típicos cortes u otras lesiones que suelen producirse en aquellos casos en que los fallecidos plantan cara a su verdugo y forcejean con él.

  

Ni siquiera se hallaron restos orgánicos o fibras de la ropa del acusado entre las uñas de 'Chacu', extremo este último certificado por expertos del Servicio ded Biología del Instituto Nacional de Toxicología, con sede en Madrid, que han testificado por videoconferencia.

 

DIFICULTADES PARA DATAR LA MUERTE

  

Estos últimos, apoyados en el análisis del humor vítreo del ojo de la víctima, han datado la muerte como mínimo seis días antes de que el 16 de enero de 2013 su cadáver, oculto entre dos pinos en un paraje de Aldeamayor de San Martín, fuera localizado casualmente por un agente medioambiental de la Junta, si bien los dos anteriores no han descartado que el crimen se produjera el día 4 de enero, fecha en la que la víctima y el acusado mantuvieron un encuentro, ya que la fría climatología de entonces, con temperaturas de entre -2 y 11 grados, mantuvo el cuerpo semicongelado y contribuyó a una mejor conservación.

  

La mayoría de las periciales prácticadas avalan la tesis del fiscal y la acusación particular de que Juan Manuel E.P. fue el autor material del crimen, que tipifican como homicidio y asesinato, respectivamente, merecedor, por el mismo orden, de penas de 15 y 18 años de prisión.

  

Entre ellas figuran la gran cantidad de sangre del fallecido hallada en los asientos traseros y el maletero del todoterreno del constructor, así como una infografía o representación visual elaborada por el Servicio de Criminalística de la Guardia Civil que reconstruye el itinerario que el acusado y Avelino siguieron el día de autos en una furgoneta del primero y que, supuestamente, concluyó fatalmente para el segundo en Aldeamayor de San Martín.    

  

La defensa, por su parte, ha presentado un informe con el fin de sembrar dudas en el jurado sobre aquellas pruebas que sitúan a Juan Manuel y Avelino juntos en el escenario del crimen, fundamentalmente  cimentadas en los registros de sus teléfonos móviles y la activación de los repetidores de Arco de Ladrillo y El Otero, situados dentro de la ruta presuntamente seguida por ambos, así como una pericial que descarta que la huella de neumático hallada junto al cadáver sea del Vokswagen Touareg propiedad de su patrocinado.

  

"La rodada que aporta la Guardia Civil es mucho más pequeña que la del todoterreno del acusado, que además tiene un ancho de eje mayor que el del vehículo que pudo dejarla", ha sostenido uno de los peritos, que sin embargo ha reconocido que el acusado pudo fácilmente cambiar las cubiertas a posteriori.

  

La cuarta jornada, prevista para mañana, servirá para que las partes personadas en la causa presenten sus respectivos informes, tras lo cual la intención del magistrado que preside la sala es la de entregar horas después al jurado el cuestionario u objeto del veredicto que determinará la suerte del procesado.

  

La hipótesis de los acusadores es que Juan Manuel y Avelino, supuestamente dedicados al tráfico de drogas, mantuvieron un encuentro el día 4 de enero de 2013 que concluyó con la muerte del segundo a manos del primero, quien además de adeudar 7.000 euros a la víctima habría actuado movido por el propósito de arrebatale medio kilo de cocaína- tendría una valor de unos 30.000 euros- para así paliar la delicada situación económica por la que atravesaba.

Noticias relacionadas