Los errores condenan al Uni ante el Mosteiro Bembrive (3-5)

TRIBUNA

El conjunto dirigidopor Chema Rodríguez tardó en entrar al partido y cuando lo hizo no tuvo suerte de cara a portería.

FICHA TÉCNICA

 

Universidad de Valladolid:Josu, Mario, Adri, Molina y Miguelín. También jugaron: Félix (p.s.), Ofa, Dani Martín, Leal, Balle y Picolo.

 

MosteiroBembrive:Fiou, Eloy, Nene, Chelito y Mario. También jugaron: Mario Kele, Borrajo, Jhoni, Berni, Bruno, Jacobo y Morgade.

 

Goles: 0-1, minuto 2: Mario; 0-2, minuto 6: Borrajo; 0-3, minuto 6: Nene; 1-3, minuto 14: Adri; 1-4, minuto 16: Borrajo; 2-4, minuto 29: Balle; 3-4, minuto 36: Balle; 3-5, minuto 39: Fiou.

 

Árbitros: Rodríguez Garrido y Marazuela Hernando, de Segovia. Amonestaron con tarjeta amarilla a los localesOfa yAdri y a los visitantes Mario Kele, Morgade y Nene.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 16 del Grupo I de Segunda División B. Alrededor de 100 espectadores presenciaron el encuentro en el Polideportivo Fuente de La Mora.

Al Universidad de Valladolid no le han sentado bien las navidades; definitivamente. Desde que volvió de las vacaciones solo ha conseguido ganar dos de cinco partidos. Acumula tres encuentros consecutivos sin vencer. El último ha sido frente al MosteiroBembrive, contra el que ha perdido por tres goles a cinco.

 

La salida a la pista fue fría. Los gallegos saltaron con más ganas y, en seis minutos, se pusieron 0-3. Fue un inicio bastante intenso, aunque el Uni parecía estar aturdido. Pese a ello, también pudo marcar algún tanto, pero la tensión no era la requerida para un partido de este nivel. Mario, Borrajo y Nene dieron un gran premio a su equipo, que a partir de ese momento se dedicó a defender la ventaja.

 

El Uni comenzó a llegar con peligro y a mimar el balón. Las jugadas no encontraban portería o destinatario en el segundo palo. Pero no se rendía. En una falta cerca del área, Adri, con más picaresca que potencia, marcó para recortar distancias. La pelota era de los vallisoletanos. Mientras, los gallegos buscaban ampliar la ventaja a la contra o en una jugada aislada. Y lo hizo de la segunda manera. Un saque en largo de Fiou lo cabeceó Borrajo al fondo de las mallas, ante la mirada de Josu.

 

Ese tanto fue un jarro de agua fría para el conjunto universitario, que estaba buscando otro gol. La llegada del descanso era lo mejor que le podía suceder a los estudiantiles. Se marcharon al vestuario cabizbajos y dándole vueltas a cada fallo que terminó en gol visitante.

 

La charla de Chema surtió efecto, aunque el Bembrive también ayudó. Los gallegos renunciaron al balón, que estuvo casi todo el tiempo en pies universitarios. Pero con eso no valía, sino que también necesitaban la garra que han demostrado tener. Las ocasiones se sucedían, pero la mala puntería no les permitía acercarse en el marcador.

 

Paradas de Fiou, postes o disparos que se marchaban cerca de los postes; en bucle. La fortuna no acompañaba. Hubo que esperar hasta casi el ecuador de la segunda mitad para ver otro gol. El Uni estaba dolido por las oportunidades desaprovechadas y uno de los hombres más heridos era Balle. El potente jugador lanzó un fuerte disparo para hacer el segundo.

 

Restaban diez minutos para la conclusión y el Uni estaba metido en el partido. Ocasiones y más ocasiones de los vallisoletanos, que asediaban a su rival. De nuevo Balle, en otra jugada de potencia, marcaba para traer la locura a Fuente de La Mora. Habían conseguido colocarse a un gol (3-4) y tenían tiempo para llevarse algo positivo.

 

El Uni continuó atacando, aunque otra vez la suerte le dio la espalda. A un minuto para el final, Chema Rodríguez decidió sacar a Molina como portero-jugador. En el primer ataque el portero visitante se hizo con el balón y, aprovechando que no había nadie en la meta rival, disparó desde su área. El balón entró, el partido quedó sentenciado y el marcador reflejó el 3-5 final.

 

Los universitarios se quedan con 30 puntos, aunque con un partido menos. Mientras, el MosteiroBembrive ya tiene 34 en su casillero. El próximo fin de semana no habrá competición, por lo que Chema Rodríguez tendrá tiempo para corregir los errores de este encuentro antes de afrontar el siguiente compromiso en casa del Ventorrillo.