Los empresarios de CONFAE conocen a fondo el proceso de facturación electrónica

Jornada de facturación electrónica para los empresarios de CONFAE

Para ello, han contado con el mejor especialista en la materia, Ignacio Pascual Aramburu, que es el jefe del servicio de Intervención y Fiscalización de la Intervención General de la Junta de Castilla y León.

Gracias a la Escuela de Empresarios de CONFAE, un total de treinta empresas han podido conocer en profundidad todos los pormenores del proceso de la facturación electrónica.

 

Para ello, han contado con el mejor especialista en la materia, Ignacio Pascual Aramburu, que es el jefe del servicio de Intervención y Fiscalización de la Intervención General de la Junta de Castilla y León.

 

Pascual les ha mostrado y explicado todo el proceso necesario para que la empresa afronte de manera correcta este sistema de facturación. Asimismo, ha resuelto todas las dudas que puede tener una empresa en estos aspectos.

 

Así, lo primero de todo que se ha explicado es qué es la Plataforma de Facturación Electrónica de la Comunidad de Castilla y León.  Un sistema que se rige por lo dispuesto en la normativa regional [Decreto 3/2013, de 24 de enero, por el que se crea la Plataforma de Facturación Electrónica de la Administración de la Comunidad de Castilla y León; y la Orden HAC/142/2013, de 7 de marzo, por la que se desarrolla parcialmente el Decreto anterior]. Y en la normativa estatal [Ley 25/2013, de 27 de diciembre, de impulso de la factura electrónica y creación del registro contable de facturas en el Sector Público; y la Orden HAP/1074/2014, de 24 de junio, por el que se regulan las condiciones técnicas y funcionales que debe reunir el Punto General de Entrada de Facturas Electrónicas].

 

En segundo lugar, se ha centrado en otra cuestión esencial, la obligación de facturación. Distinguiendo la obligación “personal” de la obligación “contractual”.

 

Dentro de la primera, la obligación “personal”, hay que incluir a las sociedades anónimas, las sociedades de responsabilidad limitada, las personas jurídicas y entidades sin personalidad jurídica que carezcan de nacionalidad española, los establecimientos permanentes y sucursales de entidades no residentes en territorio español en los términos que establece la normativa tributaria, las uniones temporales de empresas, entre otros.

 

Dentro de este apartado, también ha explicado que existe la posibilidad de exceptuar reglamentariamente para facturas inferiores a 5.000 euros.

 

En lo que respecta a la segunda, la obligación “contractual”, se ha hablado de lo que establece la disposición adicional del Decreto 3/2013.  Que hace referencia a las cláusulas administrativas particulares de los contratos que se celebren, a la obligación del contratista de facturar electrónicamente a través de la Plataforma y a las excepciones que pudieran existir.

 

Igualmente, se ha hablado de los requisitos de la “e-factura” así como de las características de la inscripción en el Registro de la Plataforma de Facturación Electrónica. Personas autorizadas, datos y acreditaciones necesarias. Explicando además, el proceso y los requisitos de la inscripción voluntaria y de la obligatoria; así como la modificación o cancelación de dichas inscripciones.

 

Por último, una vez sentadas las bases, digamos, teóricas del proceso, se ha mostrado el funcionamiento práctico de la facturación electrónica, incluido, el acceso a la Plataforma.