Los 'dragones' de Gales primeros de grupo tras pasearse ante Rusia

Los galeses celebran la clasificación y el liderato

Liderados por Baale y Ramsey, los galeses aprovecharon la inoperancia rusa y el empate de Inglaterra para acabar primeros. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

RUSIA: Akinfeev; Smolnikov, Ignashevich, Berezutski (Berezutski, min. 45), Kombarov; Glushakov, Kokorin, Smolov (Samedov, min. 70), Mamaev, Shirokov (Golovin, min. 52); y Dzyuba.

 

GALES: Hennessey; Gunter, Taylor, Davies, Chester, A. Williams; Ledley (King, min. 76), Allen (Edwards, min. 74), Ramsey; Vokes y Bale (Church, min. 83).

 

GOLES

0 - 1, min. 11, Ramsey.

0 - 2, min. 20, Taylor.

0 - 3, min. 67, Bale.

 

ÁRBITRO: Jonas Eriksson (SUE). Amonestó a Vokes (min. 16) por parte de Gales y a Mamaev (min. 64) por parte de Rusia.

 

ESTADIO: Stadium de Toulouse, 28.840 espectadores.

La selección de Rusia y la de Gales se midieron este lunes en Toulouse en el último encuentro del Grupo B, en el que los británicos aprovecharon la desconexión de su rival para ganar por 0-3 un duelo que pudieron golear en la primera parte y acabó sentenciando Gareth Bale, logrando una primera plaza que se antojaba imposible.

 

Los de Chris Coleman no renunciaron a su estilo contragolpeador y, en dos zarpazos rápidos, tumbaron a un combinado ruso vivo en lo matemático y muerto en lo anímico. La apatía fue predominante en un país que acumula malas sensaciones de cara al Mundial de 2018 de Rusia.

 

Los de Slutski dejaron la sensación de tener la mente en otra parte y no fueron rival para una Gales que, tras los tantos de Aaron Ramsey y Neil Taylor en apenas veinte minutos, pudo haber ampliado la ventaja en varias ocasiones durante el primer periodo.

 

Únicamente Akinfeev y el desacierto galés frenaron una sangría en la que Bale se sintió en su salsa, con terreno libre para correr y disparar o asistir. Precisamente, la estrella de los 'Dragones' fue el que sentenció el choque, aprovechando un gran pase de Ramsey, a falta de más de veinte minutos.

 

En la segunda mitad, Rusia amagó con una tímida reacción, dominando el balón gracias al repliegue británico. Sin embargo, Hennessey no tuvo que intervenir en todo el duelo, mientras que Gales acumulaba llegadas e incluso pudo dar descanso a alguno de sus jugadores más importantes.

 

Uno de ellos fue el propio Bale. El jugador del Real Madrid se colocó al frente de la Bota de Oro de la competición, superando al francés Payet (dos goles y una asistencia) con sus tres dianas. Podría haber sumado una asistencia, pero Taylor no acertó a batir de primeras en el mano a mano a Akinfeev y, marcando el rebote, la asistencia no sumó al madridista.

 

El de Cardiff, que ha marcado en todos los encuentros de la fase de grupos, se apoyó en Ramsey y Allen para destrozar a Rusia y aprovechar el pinchazo inglés con Eslovaquía, liderando la tabla. Inglaterra solo pudo alcanzar la segunda posición y el conjunto eslovaco la tercera.

 

De esta forma, los de Coleman dieron la campanada y esperan el cruce de octavos del sábado 25 junio, en el que se enfrentarán con un tercer clasificado de los grupos A, C o D. Un rival asequible podría acercar a los 'Dragones' a unos cuartos de final que son su mejor registro histórico en Eurocopa, conseguido en 1976.